Translate

13 de agosto de 2018

Carta a un árbol

Han preferido situarse y ampararse en el distante y protocolario lado de la ley y de la propiedad privada, más que del lado de tus vecinos


Querido hermano:

El día que escuché desde casa el sonido de las motosierras presentí tu fatal desenlace. Acudí a tu lado para despedirme pero lamentablemente no pude terminar de presenciar el macabro desmembramiento de todo tu cuerpo.

Me imagino el sufrimiento que experimentaste en aquellos duros e inolvidables momentos. No solo por la sierra despiadada de aquellas hojas metálicas y dentadas que descuartizaron tu esbelto cuerpo, sino por tener que abandonar para siempre de esta forma tan salvaje y espeluznante el lugar en el cual viviste. Un dolor que aún hoy experimentamos en nuestra propia alma tus vecinos cada vez que paseamos a escasos metros de tu tumba al sentir tu energía. Porque las raíces majestuosas que hicieron de ti un ser tan querido siguen ahí enterradas.

Por mucho que intenten esconder con las malas artes que les caracterizan este sagrado lugar; por mucho que intenten profanarlo con sus hipócritas palabras, y sus políticas genocidas y exterminadoras, no lograrán borrar de nuestras mentes la memoria histórica de sus crímenes y de sus torturas. Una tortura que comenzó una mañana de marzo cuando un viento huracanado propiciado por el hombre arrancó de cuajo tus raíces de las encías terrestres, en las cuales has permanecido erguido durante tres décadas.

Si supieras la impotencia que hemos sufrido cada día tus vecinos al verte en ese estado. Han sido tres largos meses de angustia. De avisos sin respuestas efectivas ni esperanzadoras. De conversaciones entre nosotros que no hacían más que aumentar nuestro asombro ante tanta pasividad, ante tanta indiferencia.

Tú sin embargo has padecido solo con entereza y sin poder moverte tus últimos días; disimulando tu estado para no hacernos sufrir. Hemos escuchado cada día atentos las palabras emotivas de despedida de tus hojas, que como lenguas mecidas por el viento han logrado sobrecogernos de emoción. Otros sin embargo, han hecho oídos sordos y han decidido mirar hacia otro lado.

A las aves que antes venían a posarse a tus ramas les ocurre lo mismo. No entienden ni entenderán nunca la frialdad ni la insensibilidad de la que hecho gala el Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid con respecto a ti, hacia los animales a los que diste cobijo, y hacia estos vecinos de Madrid. ¿Qué hemos hecho para merecer este desprecio y  esta agresión visual y psicológica?

Ni siquiera han tenido el detalle de poner en el lugar de tu tumba una mísera piedra inerte que evoque tu figura; que reconozca tus servicios. Ni el de colaborar de alguna forma en estos momentos tan sensibles para todos. Has sido un vecino ejemplar. No te ha bastado más que un metro cuadrado de tierra para erguirte con tu elegante nobleza, y al mismo tiempo entregarnos tu aire limpio, tu sombra, tu concierto diario. No han sabido estar a la altura de las circunstancias. No han sabido arropar nuestros sentimientos. Ni darnos ese apoyo moral y gratuito en estos duros momentos de duelo. No les ha importado prolongar tu agonía ni nuestro sufrimiento.

Han preferido situarse y ampararse en el distante y protocolario lado de la ley y de la propiedad privada, más que del lado de tus vecinos. En la norma legal en lugar de la ética y de la moral. En la razón más que en el sentimiento. No han sabido reconocerte ni despedirte como merecías: como un vecino de Madrid que dio lo mejor que pudo y supo a sus vecinos. Como a un vecino que entregó a su barrio y a su ciudad lo mejor de sí mismo. Se han negado a asistirte. Han preferido desentenderse y  repercutir los gastos eutanásicos y funerarios a la comunidad de vecinos de la cual formabas parte.  Tu coste era demasiado elevado en comparación a los miles de metros cúbicos de dióxido de nitrógeno que han absorbido tus hojas para beneficio nuestro.

Cada día son más tristes las calles de esta ciudad y de este barrio. Cada vez hay más tumbas y menos árboles y pájaros. Menos piares que alegren nuestras casas, y menos vuelos que surcan nuestro cielo. Los cadáveres que pueblan nuestras calles y jardines, le hacen sentirse a uno como un zombi. Como un superviviente que ha logrado salir indemne en medio de tanta tala y tan mala poda.

Tal vez dentro de unos meses los vientos justicieros y huracanados de la democracia desplacen de igual forma al ámbito de lo privado, a aquellos que no supieron defender ni auxiliar a los hermanos de un árbol tan simbólico y madrileño como es el madroño.

Pero tú ahora descansa…

José Luis Meléndez. Madrid, 7 de agosto del 2018

6 de agosto de 2018

El hombre más rico

Tenía la fisionomía esculpida por el cincel del destino, y los golpes que le asestó la vida. De estatura media y complexión media, lucía barba, y unas mejillas enrojecidas por los efectos del frío y del alcohol. Sus únicas pertenencias eran la ropa que vestía, unos cubiertos, y un envase de plástico, con el cual solía obtener unas monedas de los coches que se detenían en el semáforo próximo a su refugio.

Hace unos meses, la proximidad del invierno, y las primeras lluvias y humedades, me evocaron su recuerdo. Y antes de que llegase este frío polar y siberiano, me propuse conocerle. Llevaba muchos años viéndole en el lugar en el que residía, hace la friolera de veintiséis años en la entrada perteneciente a una antigua policlínica de Radio Televisión Española, ubicada en el número veinticuatro de la madrileña calle de Enrique Larreta. Un refugio exterior, a pie de calle, de apenas un metro y medio cuadrado de superficie.

Residir o habitar son términos que pueden resultar un tanto dañinos y ofensivos, si se tienen en cuenta las condiciones  “habitacionales”, en los que vivía Bruno. Un detalle que debieran de tener en cuenta los académicos, ya que el diccionario de la lengua española, otorga el mismo significado etimológico, a los verbos “habitar” y “residir”, como es el de “vivir o estar habitualmente en un lugar y en una casa".

Bruno no habitaba, residía, ni vivía en ningún lugar, ni en ninguna casa. Eso además de un despropósito, es cuanto menos un eufemismo insultante. Una mentira que constituye una falta de consideración, y una clara ofensa hacia el aludido. Porque Bruno residía simple y llanamente en la calle, y no era inquilino de ninguna casa, ni de ningún lugar. Era dejémonos de patrañas, una persona expulsada, marginada, y olvidada por la sociedad a la que pertenecía, del lugar y de la vivienda en la que entonces vivía, residía y habitaba.

¡Cuántos libros cargados de buenas intenciones se elevan por encima de los ciudadanos! ¡Cuántas instituciones los utilizan de forma retórica y demagógica con el fin de entretener a la galería con sus inmorales contradicciones! Bruno no era un vagabundo, porque aunque no tenía trabajo, tenía un refugio fijo. Tampoco era pobre, porque sus necesidades prioritarias para él, como la libertad, el pan, el agua, y el cariño de los demás, le sobraban.

No era un mendigo porque no pedía habitualmente limosna, sino préstamos a sus vecinos, que luego devolvía, con la recompensa de alguna invitación. Y sencillamente, porque daba más de lo que recibía. Tampoco era un holgazán, porque barría la acera suya, la de sus vecinos, y trabajaba pidiendo unas monedas, en unas condiciones en las que nadie lo haría.

La gente se acercaba  a Bruno por lo que era, no por lo que tenía. Poseía el salón de estar más grande del mundo, cuyo mobiliario estaba compuesto por un banco público,  y un árbol, que al lado de éste, actuaba de sombrilla. A escasos metros,  había una silla de piedra, que formaba el escalón de la entrada principal del local. Su cama era portátil, y estaba compuesta de cartones. Sus bombillas preferidas eran las estrellas, y su lámpara y su reloj era el sol.

No necesitaba muros, puertas, ni ventanas para asomarse al mundo, porque vivía en un permanente contacto con él. La única intimidad que tenía, era la que conseguía en sus cortas visitas,  a los aseos públicos de la zona. Para acceder a él, no hacía falta llamar a ninguna puerta, porque no creía en los muros, ni en las barreras que separan. El albergue en el que estuvo en una ocasión, no le dejó buenos recuerdos. Un  lugar para un universitario como él no muy apto ni recomendable para establecer amistades estables, debido a la temporalidad y al acusado perfil marginal de sus inquilinos.

Bruno estaba acostumbrado a que los demás bajasen la mirada, cuando pasaban por su lado, pero no se ofendía. Sabía que no era un gesto de desprecio hacia él, sino más bien un gesto de vergüenza ajena de la sociedad hacia su injusta situación, y no hacia la persona que estaban viendo. Por ese motivo cogía las dádivas que le daban, con la amabilidad y el mismo cariño con el que se la ofrecían.

Nadie sabe si su aparente situación personal de pobreza, fue una decisión personal o la única opción a la que un día le empujó la vida. Hoy he pasado a verle, para invitarle a tomar unas latas de cervezas, con la intención de sentarme en su banco, y poder conocerle. De brindar a nuestra salud, y abrir nuestros corazones, con la llave o la pestaña metálica sobrante de nuestras latas, para inaugurar con ese sonido, el comienzo de una posible amistad.

No ha sido posible. Unos minutos antes de llegar, me percaté que Bruno no estaba, y no pude terminar de recorrer, la escasa distancia que faltaba para llegar a su refugio. Una profunda inquietud y desolación me invadió. No ver a Bruno, era como pasar por la Puerta del Sol, y no ver el Oso ni el Madroño. Era el valor añadido, la seña de identidad de la zona. La calle no era la misma, ni yo  la misma persona que había llegado hace unos instantes.

A los pocos metros tuve la suerte de ver al portero de una finca próxima, mientras barría la misma acera que en otras ocasiones barrió Bruno. La conversación con Felipe, como así se llamaba, fue emotiva. Los dos compartimos recuerdos y momentos de Bruno, lo cual me animó, y permitió acercarme posteriormente al lugar en el cual Bruno estuvo más de dos décadas.

Una vez llegué a la zona, pude comprobar que los propietarios del local, habían blindado el acceso de la entrada, con unos cierres metálicos. Me entristeció la imagen, porque eso suponía que Bruno ya no podría regresar al lugar en el que durante tantos años fue lo más feliz que pudo. Felipe me informó, que tres meses antes, Bruno reconsideró su actitud, y después de despedirse de todos los vecinos, decidió irse con el SAMUR social, a un centro de acogida.

No sabemos qué será de Bruno, a partir de hoy. Si habrá decidido integrarse e iniciar una nueva etapa, o si sus recuerdos  serán para él lo suficientemente intensos  para hacerle volver a su anterior vida. Lo que nunca olvidará Bruno, es el día que lo perdió todo, y empezó a ganarse a sí mismo. Porque gracias a él llegó a sentirse el hombre más rico del mundo.

José Luis Meléndez. Madrid, 15 de Enero del 2017

31 de julio de 2018

Sospechas sociales

El amor verdadero suele asociarse de forma errónea al amor de tu vida

Ayer vi First Dates. Es un programa que me atrae desde el punto de vista social, psicológico y emocional. Es una bonita forma de irse a la cama, con alguna historia de amor. En el programa Carlos Sobera, lanza algunas frases banales sobre el amor. Hoy me gustaría tenerle a mi lado, sentado, para lanzarle una pregunta. Y hacérsela también a todas esas personas que dicen o creen estar enamoradas, y no entienden como una persona de avanzada avanzada edad, indistintamente del sexo que se trate, despierte a la vez tantas sospechas sociales, como quedó ayer patente en dicho programa.

¿Estarán éstas personas enamoradas de tantos seres, que no tienen tiempo, espacio, ni energías en el corazón para dedicárselas a una sola persona? ¿Estar solo es una rareza, o la rareza es que la gente se empareje sabiendo que el amor se acaba? ¿Se mide una persona por el número de sus relaciones, o por la honestidad y el respeto que demuestra consigo mismo y los demás? ¿Es más sano relacionarse sexualmente, que personalmente con los demás y con uno mismo/a? (el hombre de ayer, de nombre Victoriano, pareja de Beatriz, es virgen y tiene 54 años).

En lugar de poner en cuestión dichos aspectos, y habiendo tantas personas enamoradas en el mundo, supongo que habrá alguna que conteste a estas personas esta pregunta (es solo una), antes de que dejen este planeta. Pienso que deberían ayudarnos a todas las personas que caminamos libres sin que ningún miembro o miembra de nuestra especie (afortunada o desgraciadamente, según se mire), deslumbre nuestras vidas. De esta forma se harían un favor a sí mismos, y entenderían, o al menos se cuestionarían durante unos minutos la calidad de sus relaciones (cosa muy sana), y asumirían con una mayor empatía la realidad circundante de algunos de sus semejantes.

La pregunta es:

¿Quién o quiénes son los sujetos pasivos del amor verdadero?

1.- uno/a y los demás
2.- uno/a mismo/a
3.- los demás
4.- el/la otro/a

Porque supongo que cuando hablamos de amor verdadero, hablamos de uno solo, y no le vestimos y le multiplicamos según la ocasión a nuestra mayor conveniencia, ¿verdad...? Hago esta pregunta porque el amor verdadero suele asociarse de forma errónea al amor de tu vida. No tiene por qué ser así, aunque en determinados casos coincidan. Expondré el caso de una enfermera que ha encontrado a su pareja ideal con la cual lleva muchos años conviviendo felizmente. El amor de su vida es su chico, pero es posible que el amor verdadero sea su profesión, gracias a la cual tiene una felicidad plena al poderse realizar a través de los demás.

Hay muchos tipos de amor: el amor ideal, el amor de pareja, el amor altruista, el amor a uno mismo, etc. El concepto de amor verdadero es relativo a cada persona. Para unos puede ser un familiar, su profesión, o su mascota, y no necesariamente una persona como suele de forma tergiversada generalizarse. A First Dates van personas que no buscan lo mismo, pues hay participantes que no creen en el amor, aunque no cierran las puertas a Cupido. Unos buscan un amor más intenso, otros un equilibrio emocional con otra persona. Lo que sí es cierto es que la mayoría de las personas, tanto las que van al programa como las que no, buscan el amor de su vida. Pero antes de encontrar el amor fuera, uno tiene que encontrarlo dentro de sí para poder entregar parte de él a la persona amada.

Las personas solteras que por uno u otro motivo se encuentran en este estado, merecen el mismo respeto que todas aquellas que viven feliz o infelizmente en pareja. Demasiado tenemos con echarnos los trastos entre uno y otro sexo, como para montar ahora otra guerra paralela entre estados célibes, civiles, de edad, o de circunstancias personales.

José Luis Meléndez. Madrid, 31 de julio del 2018
Fuente de la imagen: commoms.wikimedia.org

Testamento digital

Los límites existentes entre lo público y lo privado, pueden dar lugar a ciertos precedentes legales

La justicia suele ir al rebufo de la tecnología. La técnica ha irrumpido con tal velocidad en la sociedad modificando nuestros hábitos, que aún hoy en día se ve sobrepasada por la continua evolución y desarrollo de aplicaciones innovadoras.

La gestión de la información y el tratamiento de los datos personales están poniendo en jaque los derechos de los individuos, y los designios de las naciones. Jamás el individuo ha  tenido  acceso a tanta cantidad de información. Antes la radio y los medios audiovisuales eran los primeros a la hora de detectar y difundir las noticias. Sin embargo la interconexión y la globalización llevadas a cabo a través de las redes sociales, han propiciado que éstas tomen la delantera. El tiempo real es cada vez más real, valga la redundancia, en comparación al de antaño.

A la hora de tratar el espinoso tema de la gestión de la información, no solo ha de tenerse en cuenta su encaje dentro del ordenamiento jurídico, sino que han de contemplarse otros factores como son la ética o su aplicación geográfica, ya que las leyes no son iguales en todas las naciones. Los límites existentes entre lo público y lo privado, pueden dar lugar a ciertos precedentes legales. Algo comprensible,  desde el punto de vista de la casuística si se considera que la sociedad actual en contraposición al conocimiento (no hay más que remitirse a los índices de lectura), se encuentra saturada de información.

No extraño por tanto que uno de estos precedentes excepcionales haya tenido lugar en la red social que cuenta en la actualidad con un mayor número de miembros, como es Facebook. En el año 2012, una adolescente alemana murió al caer a las vías del metro en Berlín. Los padres con objeto de dilucidar las causas de dicho accidente solicitaron a la red social acceso al contenido de dicha cuenta. El caso estuvo tres años en los juzgados hasta que en el año 2015, el Tribunal en primera instancia falló a favor de los padres. Pasaron los meses hasta que el Tribunal de Apelación de Berlin contradijo la anterior sentencia argumentando que “el secreto de las comunicaciones está garantizado por la Ley Básica Alemana”.

Recientemente el Tribunal Federal de Justicia de Karlsruhe ha vuelto a fallar a favor de los progenitores considerando de esta forma que las cuentas de las redes sociales pueden heredarse. La medida va a ser recurrida por la red social ya que entiende que a su vez está en juego la privacidad de tercera personas. El veredicto afecta por extensión a otras aplicaciones como pueden ser blogs o YouTube, pero según los especialistas, no sienta jurisprudencia en otros países. El caso vuelve a reabrir de una forma directa el debate sobre la huella o testamento digital.

José Luis Meléndez. Madrid, 28 de julio del 2018
Fuente de la imagen: wikimedia.commons.org

23 de julio de 2018

"América first"

El Presidente americano ha venido a solicitar una mayor contribución militar, mientras ataca con sus medidas arancelarias la economía de sus aliados

El Presidente que se lleva mal con sus aliados y bien con sus enemigos ha llegado de visita al viejo continente. Y lo ha hecho con objeto de solicitar y recordar a sus enemigos europeos (según palabras suyas), una contribución a la OTAN del 2% de su PIB. Decir recordar sería quedarse corto, porque el surfista ruso ha aprovechado la ocasión para doblar su apuesta y exigir  a los mencionados países el 4% de su PIB.

El porcentaje del 2% resulta inasumible para 15 de los 29 países de la Unión, entre los cuales se encuentra España, país que cerrará 2018 con un gasto en Defensa del 0,93%, después de que el ejecutivo de Rajoy se comprometiera a aumentar al 1,53% dicha cifra, cuando el compromiso de los aliados era llegar al 2%. El Presidente español le ha recordado a su homólogo americano al comienzo de la cumbre, que España ha incrementado dicho porcentaje desde 2015 y 2016, y que su país aporta otras capacidades como son apoyo logístico y misiones que se encuentran por encima de los demás países.

El encuentro de cuatro horas mantenido entre Trump y Putin en Helsinki se preveía tenso motivo por el cual ha sido celebrado a puerta cerrada, para evitar que trascendiera alguna imagen que reflejara las altas temperaturas, y el tenso ambiente existente en las relaciones trasatlánticas entre los Estados Unidos y Europa. En el transcurso de dicha reunión no se produjo como era de esperar la firma de ningún acuerdo. Trump reconoció que habló con Putin largo y tendido sobre las injerencias rusas, y Putin se erigió en vencedor del encuentro en el mismo momento que afirmó que su encuentro con Trump había sido “sincero, productivo, exitoso y útil”.

Putin, ante la pregunta sobre si su gobierno dispone de información sensible sobre Trump que pudiera condicionar su mandato bajo amenaza de difundirla, en relación al viaje que el Presidente estadounidense realizó a Moscú, para asistir al concurso de Miss Universo en 2013, declaró que “ni siquiera supe que estaba en Moscú”.

El proteccionismo de Trump está provocando ciertos desequilibrios en las bolsas europeas e internacionales mientras la economía estadounidense crece. Una situación que a medio plazo puede provocar una recesión en EE.UU, según el FMI, y ante la cual ha dejado caer futuras represalias. Una guerra económica y geopolítica en el mundo y  Europa que ha provocado las correspondientes suspicacias de los países que hasta hace poco eran amigos de los Estados Unidos, y que desde la llegada del actual Presidente a la Casa Blanca, se plantean la creación de una Alianza europea.

Según el artículo publicado a finales de junio en “The Washington Post”, el Pentágono reconoció que se realizaron ciertas estimaciones para retirar tropas de Alemania. Con la aplicación de dicha medida desmentida de manera oficial se pretendía desproteger el corazón de Europa. El hecho lo confirman los reproches que Trump ha dirigido durante su estancia a la Canciller alemana, Angela Merkel, por adquirir gas ruso, mientras Alemania solicita ayuda a la OTAN. Un doble lenguaje incompatible para el señor Trump, tan coherente en sus decisiones.

La aproximación de Trump a Rusia ha reavivado los recelos de muchos americanos,  de los responsables de la CIA, y de la Agencia Nacional de Seguridad, que han criticado la actuación de Trump con los europeos a su llegada a Estados Unidos, por anteponer la palabra de Putin a las investigaciones de sus propias agencias. Dichos organismos además han aprovechado la ocasión para desmentir a Trump, y han concluido que Rusia interfirió en las elecciones de 2016, hecho que ha provocado en Trump una rectificación: “Acepto las conclusiones de nuestros agentes", aunque puntualizó que dichas interferencias no afectaron en el resultado electoral. Incluso el partido republicano del Presidente se ha mostrado preocupado ante la posibilidad de perder apoyos en las elecciones que tendrán lugar en noviembre. Las protestas en Europa ante la llegada del inquilino de la Casa Blanca han evidenciado la falta de simpatía y de animadversión que despierta el mandatario norteamericano no solo en su país sino en la tierra de sus aliados.

El Presidente sigue actuando más como el magnate que era que como el Presidente que es, y cada día con su actitud contribuye a que muchos vean en él al enemigo en casa, y al ventrílocuo de su homólogo ruso. Trump gestiona el mundo como si fuera una multinacional en la que los demás Presidentes, son sus Consejeros delegados.

El Presidente americano ha venido a solicitar una mayor contribución militar, mientras ataca con sus medidas arancelarias la economía global de sus aliados. La respuesta que debiera darle la ONU y las demás naciones, es que la Administración Trump contribuya antes como primera potencia mundial a dar ejemplo, y a destinar dicho porcentaje a programas relacionados con los Derechos Humanos en el mundo. Porque cada vez hay más seres que sufren de una manera injusta en el planeta. “América first”.

José Luis Meléndez. Madrid, 22 de julio del 2018
Fuente de la imagen: wikimedia.commons.org

16 de julio de 2018

Heridos

Hay sentimientos que un día abrieron tu corazón. Personas que llevadas por la emoción, aseguraron quererte. Palabras que creíste que eran sinceras; que te mecieron y te acunaron el alma cuando aún no tenías razón.

¿Qué fue de aquellos sentimientos? ¿Dónde están aquellas personas, y en qué quedaron aquellas palabras? Se fueron tal vez peor de lo que vinieron: sin avisar, sin saber despedirse, y sin esgrimir una sola razón convincente de su huida.

Ahora eres una más de estas tantas personas de apariencia sana, que caminan heridas en su interior, sin lamentarse, porque un día lograron por si mismos hacerse fuertes. Pasan por tu lado y te acompañan con el silencio que un día les hizo sabios. Te miran con una nobleza que te desarma y te invita al abrazo.

Desean igual que tu amarte, pero sufren la impotencia emocional que les impide darse. Ellos que un día se dieron a los demás, por encima de sí mismos, hoy no encuentran a nadie que se les acerque, les tienda la mano, y les ayude a recuperar la confianza y el cariño que un día algunos les arrebataron.

Los mismos que prometieron con palabras deshonestas ser siempre tuyos, y estar a tu lado, te han abandonado dejándote solo, traicionado y mortalmente herido.

José Luis Meléndez. Madrid, 2 de agosto del 2017
Fuente de la imagen: wikimedia.commons.org

9 de julio de 2018

El banco

Homenaje póstumo a la memoria de Julián, vecino de Manoteras. DEP.

Tal vez podamos volver a encontrarnos, y hablar como antes, entre ladridos, en estos jardines del parque

En ese banco que hace meses no ocupas, se encuentran sentados nuestros recuerdos. Intentaré imaginarte con el fin de traerte y sentarte en el mismo lugar en el que lo hacías, y que hoy tristemente se encuentra vacío. Miro tu inseparable gorra de visera, y tu bastón tuneado. Evoco tu rostro sonriente y desafiante, y tu carácter tierno de gestos toscos y reincidentes, que un día logró distanciarnos.

¡Qué duros fueron aquellos meses para los dos! Nuestros cuerpos se cruzaban por la calle, pero nuestros egos se volvieron soberbios. Fuimos sin embargo lo suficientemente sabios, para no dejar que el odio albergase en nuestros corazones. Mi mascota, a la que tanto quieres, nunca llegó a entender aquella tensa situación, e intentó por todos los medios unirnos con su saludo, para vergüenza de los dos, cada vez que te veía. Como si aún recordara aquella ración agradecida a la que un día le invitaste en tu humilde tu casa, al lado de la estufa, cuando entonces estaba tan pachucha. Hasta que un día con su ladrido mediador, consiguió que nuestras palabras volvieran a cruzarse. Una agradecida recompensa a aquellos momentos analgésicos y anestésicos en los que lograste que olvidara su dolor.

Escucho la voz ronca que emana del agujero abierto que tienes en la garganta, y que en ocasiones protegías y disimulabas con una gasa. Muy pronto el invierno, transformará el sol, en un astro menos cercano y más tímido. Volverán aquellos días fríos, en los cuales solía verte a media tarde, mientras calentabas tu cuerpo como lo hace un reptil, en la pared de algún bloque de viviendas.

Las últimas noticias que me llegan, tal vez por la luz de ese mismo sol, han disipado mis temores. Gracias a ella, a unos metros, me recreo en tu casa vacía y deshabitada, pero por fortuna llena de alguna esperanza. Una esperanza que me anima y me invita a depositar esta carta en tu buzón, con el propósito y el anhelo de que muy pronto llegue a tus manos.

Ojalá que pronto, aunque sea en sueños, puedas viajar de nuevo a tu huerta, en compañía de tu cuatro latas rojo. Tal vez así podamos volver a encontrarnos, y hablar como antes, entre ladridos, en estos jardines del parque. En esta sala de estar sin puertas, que es nuestro banco.

José Luis Meléndez. Madrid, 20 de enero del 2018

2 de julio de 2018

El abrazo

El odio es más auténtico que el amor, y no suele falsearse tanto

Quedida amiga:

Hace unos días nos abrazamos. Esta circunstancia no tendría la más mínima relevancia, si no fuera porque yo soy un hombre y tu una mujer. La relación casi comercial que nos unía, se ha ido tornando por el devenir de los hechos, hasta convertirse en cómplice. Todo ocurrió desde el día en que me abriste las puertas de tu despacho y de tu corazón. Es posible que te ocurra lo que a mí y que igual estés harta de todos esos besos protocolarios, fríos, breves, y sin sabor, que nos damos a lo largo del día, y que algunos adulterando la semántica de las palabras, tienen el valor de calificarlos “de compromiso” (sic), más que de obligación.

Estos estereotipos recibidos por medio de las normas sociales, desde la tierna infancia, nos han robado la espontaneidad y la capacidad de sorprendernos y relacionarnos a través de esa energía emocional que acumulamos y necesitamos expresar, haciéndonos la vida más aburrida, monótona e insana, por el miedo a incumplirlas y el miedo a lo que dirán.

Me gustaría escuchar de ti que al igual que yo, también has sentido esa energía capaz de envolvernos juntos en un solo corazón, en un solo latido. Porque como sabes existen besos falsos como son los comerciales, los protocolarios, los de saludo e incluso los de “amor”. Sin embargo el odio es más auténtico que el amor, y no suele falsearse tanto, cuando tiene oportunidad.

Es posible que quizás pienses que le doy demasiada importancia al asunto. Y la verdad es que la tiene si consideras que la sociedad no nos ha estimulado emocionalmente y por igual a los hombres que a las mujeres. A los hombres de nuestra generación los educaron mujeres, para que en la medida de lo posible fueran lo menos explícitos en sus manifestaciones y en su forma de expresarse emocionalmente. Y nos vistieron con el color azul de la frialdad.

Estoy seguro que habrás oído muchas veces a tus amigas decir eso de que a los hombres les cuesta más relacionarse. Espero que a partir de hoy les ayudes y les des una de las claves por las cuales los hombres no debemos ser (al menos en público) excesivos, en cuanto a afectos se refiere. La sociedad como ves, no nos proporcionó las mismas herramientas emocionales. Esto sin embargo no nos ha impedido mantener relaciones de amistad entre nosotros quizás mucho más consistentes. Las mujeres sois más propensas a tocaros y piropearos. Nosotros sin embargo, nos damos la mano, un abrazo, y palmaditas en la espalda. Y da la impresión de que con eso nos basta.

Por eso he sentido este abrazo como algo especial. Y por este motivo y con los tiempos que corren en las relaciones entre hombres y mujeres, he creído conveniente hacer pública esta carta dirigida a ti. Espero que no te haya molestado. Ojalá sea este un motivo para que todos, hombres y mujeres, dejemos de tirarnos los trastos a la cabeza, y empecemos a expresarnos con el respeto y el cariño que ambos nos merecemos.

Muchas gracias por todo.

Hasta pronto:

José Luis

José Luis Meléndez. Madrid, 14 de enero del 2018
Fuente de la imagen: wikimedia.commons.org

25 de junio de 2018

El tema pendiente

No sé si el amor o la amistad te empujarán un día hasta mí, o seré yo el que un día se tropiece contigo

Te espero sin prisa. Cada noche te imagino, y te acaricio el alma con mis pensamientos. No sé si el amor o la amistad te empujarán un día hasta mí, o seré yo el que un día se tropiece contigo. Ignoro que harás ahora. Quizás no existas más que en mi mente, o te encuentres dormida a estas horas, en los brazos de Morfeo, mientras yo te sueño despierto al lado del amor.

Tengo miedo de ti, y de nuestra primera cita. ¿Quién dijo que el amor era un sentimiento? Me siento como un niño ante su profesora, en este múltiple examen de química, física y matemáticas interesadas. En esta maldita prueba en la que uno no pinta nada. Supongo que nunca aprobaré este tema de asignaturas pendientes de las que está compuesto el amor.

Aun así seguiré prefiriendo la religión misteriosa de tu alma, antes que la educación física de tu cuerpo. Y viviré este encuentro como una historia real y eterna, más que como un capítulo efímero de ciencia ficción.

José Luis Meléndez. Madrid, 21 de agosto del 2017
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

19 de junio de 2018

Antes de tiempo

La vida es celosa y defiende su derecho a existir

A veces esta emocionante y grandiosa obra que es la vida, nos ofrece fragmentos anticipatorios que nos permiten identificarnos con ella.

Nos encontrábamos ayer tres personas, cada una con sus respectivas mascotas, enfrente de uno de los frondosos jardines de césped poblados de árboles, que jalonan la avenida principal del barrio de Manoteras. La escena era la siguiente: una pareja de urracas (macho y hembra), intimidaban a la más grande de las mascotas desde el suelo, a menos de un metro por su parte trasera, mientras emitían unos graznidos que podían escucharse a 500 metros de distancia.

El mensaje era claro: la pareja le estaba invitando a marcharse al animal, por encontrarse en una zona de crías. Los animales como pudimos comprobar también tienen sus señales de obras y de circulación. No he visto animales más celosos de sus crías que las urracas. A mí me pasa lo  mismo con el embarazo psicológico de mi libro: me pongo nervioso cuando alguien se aproxima a pocos metros de mi criatura. Este es uno de los motivos por los que haya optado por la autoedición o reproducción asistida. Después de tantos años de gestación,  este es el mínimo gesto que un  padre debiera tener con su embrión.

Me siento identificado con las urracas. Yo he emitido los mismos sonidos a los editores que han intentado colarse en el nido, con la intención de incubar juntos la criatura que dentro de unos días verá la luz, y que desde hace varias décadas llevo dentro. La vida, una vez más, ha demostrado ser sabia dotándonos antes de tiempo del instinto protector, para defenderse a sí misma. La vida es celosa y defiende su derecho a existir.

José Luis Meléndez. Madrid, 19 de junio del 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

16 de junio de 2018

Incompetencia

La incompetencia de la clase política se está convirtiendo en un problema humanitario

En Europa existen dos tipos de refugiados: las personas que se ven obligadas a abandonar sus respectivos países, y los políticos que viven escondidos y refugiados en sus despachos; alejados de la realidad y de los problemas de los ciudadanos.

Los primeros se juegan la vida propia, y la de sus familiares y amigos, al pretender iniciar una vida digna. Los segundos tienen sus necesidades y sus derechos más que cubiertos. Cobran ingentes cantidades de dinero por hablar, reunirse, y pasan más tiempo en sus despachos climatizados y enmoquetados que en los lugares en los cuales la necesidad aprieta. Son ciudadanos sobreprotegidos por el sistema al que dicen representar. Les gusta aun así emplear la palabra igualdad en sus aburridos y pomposos discursos, con objeto de intentar camuflarse y pasar desapercibidos.

Poseen escolta, buenos casas y coches, y sueldos insultantes, si se compara la productividad de cada uno de ellos con los del resto de la sociedad a la cual creen representar. Suelen alimentar más sus estómagos que sus corazones, anteponiendo sus propios intereses a los de los ciudadanos que han depositado en ellos su confianza. Tienen una justicia que vela más por ellos, una nevera surtida con productos selectos, y una cuenta corriente por la que corren más los ingresos que los gastos.

Los ciudadanos del Aquarius, son personas menos ambiciosas y más necesitadas.  Son víctimas de una clase política que les expulsa de su país, y de otra impasible, (perteneciente según dicen a una sociedad más avanzada en lo económico y queda por ver si en lo moral), ante 629 personas que lo único que piden es una oportunidad para iniciar sus vidas y las de los suyos.

La desunión europea, ha escurrido recientemente el bulto y ha asegurado que “no tienen competencias”, y ha instado a los Estados miembros a que resuelvan el asunto ellos mismos. La Unión Europea, sin embargo, es capaz de ponerse de acuerdo en 48 horas, si de lo que se trata es de bombardear cualquier posición enemiga. Y de llegar en pocos días a cualquier acuerdo económico que mejore su desinterés humanitario.

Ante esta pasividad muchos ciudadanos se preguntan qué hubiese pasado, si en lugar de tratarse de ciudadanos libios, los pasajeros hubieran sido europeos. Y si en caso de asistirles no hubieran incurrido en ciertas actitudes xenófobas que tanto critica la desunión. Se preguntarán con toda razón también los europeos si esta unión de países no es tan solo un club financiero. Cuestiones que deberían haber aclarado y despejado sus propios representantes. O al menos no estar entorpeciéndolas con esta cómplice pasividad.

La falta de sensibilidad  de los “líderes” europeos, y la incompetencia de la clase política se está convirtiendo en un problema humanitario. Una situación que puede agravar más frágil relación entre los países miembros. La democracia cristiana europea ha quedado con esta actitud, moralmente invalidada para criticar las políticas proteccionistas del Presidente Trump, mientras sigan convirtiendo uno de sus mares en un cementerio. Porque mientras el mandatario  americano boicotea productos exteriores, los líderes europeos hacen lo propio con personas pertenecientes a distintos países, en situación de extrema necesidad.

En los próximos días los representantes de los distintos países deberán trazar una hoja de ruta común, que permita abordar el tema, y atajarlo desde un punto de vista legal, asistencial y humanitario. Entretanto quedarán en entredicho los valores del viejo continente. El gobierno socialdemócrata de Sánchez, ha comenzado su andadura tomando medidas contra la inmigración. Una medida por medio de la cual se ha visto compensado en medio de los complicados asuntos domésticos, y que a su vez ha permitido enviar al Parlamento Europeo un efecto “llamada de atención”. Un gesto que han agradecido muchos europeos y españoles que durante unos días se han sentido avergonzados.

Los españoles se han dado cuenta que no hace falta llevar una bandera, asistir a un desfile, o ver un partido de la selección, para poder sentir el orgullo de ser un ciudadano español.

José Luis Meléndez. Madrid, 16 de junio del 2018.
Fuente de la imagen: proactivaopnearms.org

15 de junio de 2018

Azul de princesa

He de reconocer que empiezo a echar en falta las visitas nocturnas de Amanda. Esas en las cuales bajo el silencio de la noche, se acuesta a mi lado y me dicta los poemas escritos con su sangre azul de princesa. No cambiaría ninguna luna de miel por un solo poema de Amanda. Un poema lo puede sentir y disfrutar mucha gente. Una luna de miel, no (además de ser efímeras, terminan por diluirse con el transcurso del tiempo).

Ojalá este verano me haga una de esas visitas prolongadas e inesperadas. Estoy seguro que se ausenta para que la eche en falta. Y que espera el momento apropiado para hacer ese acto de presencia mágico e inolvidable.

Intuyo que este fin de semana hará lo mismo, pero esta vez sentada al lado de mi escritorio público o privado. Y que lo hará vestida con su color rojo, para hablarme seguramente de sus inquietudes sociales a través de su espíritu solidario. Con la intención de intentar arrojar algo de luz sobre este mundo lleno de sinrazones y de injusticias...

José Luis Meléndez. Madrid, 15 de junio del 2018
Fuente de la imagen: Flickr.com

10 de junio de 2018

Sonrisas y lágrimas

Los acuerdos secretos, urdidos supuestamente en los despachos a espaldas de los ciudadanos, han abierto un debate moral y social

Las decisiones personales e incomprensibles a los ojos ajenos, debieran de ser respetadas. Nadie se imagina el vértigo interior que debe sentir un piloto que ha abandonar su nave de manera inmediata en pleno vuelo. Aunque esté provisto con el paracaídas de emergencia. Se comprenderán así mejor las ocho horas que el expresidente Rajoy pasó en un restaurante, mientras se votaba en el Congreso su moción de confianza. Y el correspondiente estado de shock motivado por la incapacidad de asumir en tan poco tiempo, semejante vacío de poder.

El apego al cargo de cualquier político refleja, al margen de sus propios motivos, una falta de sensibilidad social, y de dignidad democrática. Al expresidente Rajoy le ha resultado más fácil dimitir como Presidente del partido ante los suyos, que como Presidente español ante los ciudadanos. Da así la impresión que las “órdenes” de los suyos, han tenido mayor preso que las del resto de la sociedad (incluidas las de su propio partido), invitándole desde hace unos años a considerar su sucesión.

Rajoy no “ha sido fuerte” ante la corrupción en sus filas. Y esta ha terminado por lanzarle en el ruedo la última estocada. Mejor para él y los suyos hubiera sido dejar el cargo a tiempo, que abandonar la plaza de una forma tan abrupta, humillante y perjudicial para su partido. La referencia ante los suyos a “los mejores años de su vida”, ha terminado por provocar en su semblante unas lágrimas personales, que han brillado por su ausencia a la hora de aplicar  los recortes sociales.

Entretanto un expresidente Aznar, ahora regenerado, limpio, independiente y anti independentista, se ha ofrecido de forma tardía e inoportuna a reflotar como buen “Ciudadano” y marinero, su olvidada y antigua nave de las Azores. El partido tocado de Rivera, preocupado por su más que previsible descenso demoscópico, intentará un adelanto electoral que le salve del desgaste, y le evite perder los puntos conseguidos durante estos meses.

El Psoe ha vivido esta semana su luna de miel con la llegada a La Moncloa. El nuevo ejecutivo de Sánchez evidencia la disparidad de un gobierno no igualitario (11 ministras y 5 ministros), y un considerable número de cargos y de ministerios (17 ministerios y 25 secretarías de Estado). Los acuerdos secretos, urdidos supuestamente en los despachos a espaldas de los ciudadanos, han abierto un debate moral y social sobre si las formas justifican el fondo. Y si el “sí se puede” cómplice, entonado el día de autos en el Congreso, justifica el “no se debe” defendido  por el centro derecha, a la hora de asaltar los anhelados cielos del poder.

Los emoticonos se han apoderado estos días de la vida pública española. La expresividad que ha caracterizado esta última semana de infarto, han sido los semblantes emotivos de los populares, los rostros de euforia de los socialistas, y las caras de asombro de los españoles. Sánchez deberá velar porque el incuestionable liderazgo de su flamante equipo no eclipse su perfil presidencial, y porque las promesas del pasado no debiliten los juramentos del presente: recuperación de las ayudas arrebatadas durante estos años a los parados de larga duración mayores de 52 años, aplicación de medidas concretas contra el maltrato animal, en consonancia con los guiños animalistas esbozados en el pasado por el Ministro de Cultura y el Presidente, como la Ley de Maltrato Nacional, la cual prometió el ahora Presidente en el programa La Sexta Noche, entre otras.

El tiempo dirá si las medidas divinas que resulten de asaltar de forma subrepticia los cielos del poder, no terminen por expulsar antes de tiempo a los nuevos inquilinos del paraíso. Y por dinamitar de una forma definitiva e irreparable la ya frágil desunión de la izquierda, y la escasa química entre sus líderes.

Han sido para sus señorías días de sonrisas y de lágrimas. Queda por ver si el optimismo que derrocha el Psoe con sus 84 diputados, es lo suficientemente realista para poder “normalizar” los intereses del partido y solucionar los problemas de los españoles. Sin que estos tengan que volver a sudar la camiseta de los recortes y de los impuestos…

José Luis Meléndez. Madrid, 9 de junio del 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

6 de junio de 2018

Madrilego

Y en los días en los que esto ocurre, en lugar de madrileño, uno se siente más madrilego

No sé si se han fijado, pero en estas fechas en las que ya estamos, el anuncio de El Corte Inglés anunciando la primavera, ha brillado por su ausencia. Una muestra evidente de como el cambio climático influye sobre la economía y los departamentos de márketing.

Después de cinco meses con los cielos madrileños encapotados, me considero un superviviente. Porque nunca creí que iba a aguantar la morriña que esto supone. Los jardines más verdes y la humedad ambiental, han influido hasta tal punto, que ás veces as meigas toman a miña alma e empezo a falar galego.

Y en los días en los que esto ocurre, en lugar de madrileño, uno se siente más madrilego...

José Luis Meléndez. Madrid, 6 de junio del 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

2 de junio de 2018

Moción electoral

Sus señorías han logrado por fin llegar a un acuerdo. Aunque haya sido para salvar sus propios intereses...

La sentencia contra el Partido Popular acusando a este partido de corrupción, ha sido la excusa. La moción puesta en marcha por el Partido Socialista y arropada por fuerzas populistas y nacionalistas, no ha sido tomada ni pensada por el bien de todos los españoles, ya que no incluirá una convocatoria de elecciones a corto plazo, para que los ciudadanos decidan y tengan la última palabra. De haber sido éste el motivo, ya se habrían puesto de acuerdo todos los partidos durante estos años de letargo parlamentario. Tiempo han tenido; ganas les han faltado.

El motivo principal que ha contribuido a llegar por primera vez a un acuerdo tan amplio, ha sido la de asegurar sus propios intereses en el poder. Esto es, allanar el camino hacia el escenario electoral que tendrá lugar el próximo año. Ha sido una maniobra planificada y calculada milimétricamente, llevada a cabo minutos después de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. Un asalto democrático ajustado a derecho y al calendario electoral, cuyo fin de contrato ha expirado con sospechosa exactitud, el último día del mes en curso.

Con el partido de Rivera disparado en las encuestas, un Psoe estancado, y un Podemos en retroceso, fraccionado y afectado por la incoherencia ideológica de su líder, la única salida para bloquear al centro derecha del PP y de Ciudadanos, ha sido la de presentar una moción electoral, vestida de moción de censura. Una jugada que según el partido, permitirá al Psoe recuperar sus expectativas electorales de cara a los próximos comicios, por medio de políticas sociales que pagarán de su bolsillo los españoles.

Se avecina un final de legislatura en el cual  Ciudadanos acorralado por su derecha y su izquierda por la coalición socialista populista nacionalista, recibirá ataques por babor y estribor. El Partido Popular no se resistirá a su papel secundario en la oposición, y se resistirá a que Ciudadanos se apropie de su espacio. Es posible que se lleguen a acuerdos, pero serán puntuales, hasta que se celebren elecciones.

Sánchez a buen seguro intentará atraer a los socialistas desencantados que un día se fueron a Ciudadanos, e incluso a socialistas de Podemos. Rivera por su parte focalizará sus ataques a los socios de los socialistas, con objeto de desequilibrar la coalición. Evitará en la medida de lo posible un cuerpo a cuerpo con Sánchez de cara a un posible pacto postelectoral en las elecciones de 2019.

Aunque la Moncloa tenga un inquilino distinto, aún falta por ver si los problemas de España y los de los españoles seguirán siendo los mismos. Es decir, si la cama seguirá sin hacer. La siesta ha terminado. Sus señorías han logrado por fin llegar a un acuerdo. Aunque haya sido para salvar sus propios intereses. Y han empleado muy pocos días para ponerse de acuerdo en lo suyo.

¿Cuántos años más necesitarán para ponerse a resolver los problemas de los ciudadanos...?

José Luis Meléndez. Madrid, 1 de junio de 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

28 de mayo de 2018

El invasor

El hombre desde que abandonó la naturaleza, ha dejado de sentirse parte de ella

Un estudio publicado por la revista Nature a finales del año pasado, ya advertía de los graves perjuicios que sufren alrededor de 1.700 especies de vertebrados como consecuencia de la intervención humana en la selva. La fragmentación o parcelación de la masa forestal ocasionada por la construcción de caminos, carreteras, prados o campos de cultivo, señala el informe, está acelerando el riesgo de extinción de un 39% de las especies más sensibles que habitan en la zona más interior.

El dato ni es optimista ni esperanzador, aun teniendo en cuenta que el 46% de las especies afectadas, se ven favorecidas. Esto es debido a la existencia de numerosas especies invasoras dentro de este grupo, lo cual termina por desequilibrar el ecosistema, al modificar la temperatura, la intimidad, la movilidad, y por tanto la supervivencia de todas las especies.

Pero la relación del hombre con los bosques no es una excepción. Los océanos soportan toneladas de vertidos tóxicos. Una toxicidad que terminan ingiriendo las demás especies, incluido el ser humano, siguiendo el recorrido de la cadena trófica. El ritmo de sobre explotación o de sobre pesca por si esto fuera poco, está disminuyendo el tamaño de los peces. La relación del ser humano con las demás especies no se aleja demasiado del escenario anteriormente descrito. La industria cárnica, el maltrato animal, la caza o el negocio creciente de safaris africanos, arrojan datos escalofriantes.

Según el último censo realizado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, de las cinco especies más demandadas (león, leopardo, rinoceronte, elefante y búfalo), los elefantes han disminuido su población un 30% entre los años 2007 y 2014. Y de los 25.000 rinocerontes actuales, 6.000 han sido fusilados por las mafias. La mayoría de estados africanos, cómplices de estas masacres, establecen el número de ejemplares que pueden cazarse (matarse), según el índice de natalidad de cada especie. Los trofeos o piezas importadas de dichos animales son también apreciados reclamos para algunos países occidentales “civilizados”.

Veinte países según el IFAW (Fondo Internacional para la Protección Animal), son responsables de más del 90% de las importaciones de trofeos en todo el mundo. Estados Unidos ocupa la primera posición en el ranking con una cuota de más del 70% del mercado total, y 150.583 piezas importadas entre 2004 y 2014. Le sigue en segunda posición España con 10.334 trofeos y Alemania en tercer lugar con 9.638.
El Fondo asegura que en la década comprendida entre dichos años, se comercializaron en todo el mundo 11.000 trofeos de león, más de 10.000 de elefante, y más de 10.000 de leopardos. Los precios que pagan los aficionados a estas prácticas tan execrables por apretar el gatillo, subir sus índices de adrenalina e inmortalizar su proeza, oscilan según la especie a abatir entre los 10.000 y los 105.000 euros.

Más llamativo, clarificador, y determinante es el estudio publicado en la revista PNAS (Procedings of the National Academy of Sciences of the United States of America), según la cual el ser humano, que tan solo representa el 0,01% de todos los seres vivientes y sintientes, es desde su aparición en el planeta, el causante de la desaparición del 83% de los animales salvajes, y de la mitad de las plantas existentes en la tierra, lo cual vendría a constatar que el hombre, desde que abandonó la naturaleza, ha dejado de sentirse parte de ella.

Y todavía hay algunos que califican a las palomas urbanas (seres inocentes y carentes de racionalidad), como "ratas voladoras". Así de racional, de objetivo y de justo es este dañino invasor…

José Luis Meléndez. Madrid, 27 de mayo del 2018
Fuente de la imagen: commons.wokimedia.org

21 de mayo de 2018

Malas noticias

El derecho a la información, no debiera de estar supeditado al de respeto al ciudadano

Las malas noticias son para comentárselas a los demás, y corren como la pólvora. Las buenas se comparten y celebran con los más allegados. Las noticias neutras no interesan porque pasan desapercibidas sin causar impresión alguna en el lector, en el escuchante, o en el telespectador.

Los telediarios son los máximos generadores de malas noticias. Una mala noticia es aquella que provoca en el receptor una emoción negativa. La tristeza, la impotencia, la ira, el miedo, la indignación, son las emociones más comunes que un telespectador experimenta durante la media hora de suplicio que dura el informativo.

Escuchar el titular de una buena noticia en el terrordiario, es más difícil que encontrar un paciente sano en un hospital. Precisamente eso, salud y entereza, es lo que necesita el telespectador, antes de sentarse frente al televisor, si no quiere caer en un profundo desánimo. Las respectivas cadenas son conocedoras de esta circunstancia, e intentan edulcorar la sobremesa con programas de entretenimiento con objeto de intentar reanimar a las víctimas oculares y auditivas del hostigamiento despiadado e inmoral de sus contenidos.

El telediario es un género periodístico que consta de cuatro secciones. En la primera se le exponen al espectador, los titulares del día, acompañados de imágenes. En la segunda parte, se desarrollan los contenidos. A continuación se da paso a los deportes, y  por último se informa del tiempo.

Existen requisitos que no suelen explicarse a los alumnos en las universidades, con objeto de no causar en ellos un efecto desmoralizador que pueda motivar su abandono. Por ejemplo, para que un telediario sea auténtico, tienen que figurar en él más titulares e imágenes tristes y desgarradoras que alegres y conmovedoras. Esto al parecer es debido, a que según algunos estudios, los televidentes se sienten afortunados y a salvo, en medio de tanta calamidad ajena. Algo que podría cuestionarse, si se tienen en cuenta los modelos de otros formatos líderes de audiencia, con aires más desenfadados.

Gracias al esfuerzo y a la indudable profesionalidad de la nueva generación de periodistas, los clichés antiguos y trasnochados, van dando paso a formatos más tecnológicos y diversificados, con decorados más coloridos. Ya no son los meteorólogos, los únicos que se levantan, y ofrecen la noticia de pie, en contraposición a aquellos profesionales de antaño,  parapetados detrás de una mesa, desde la cual cargaban sus catapultas informativas.

La aparición de las cadenas privadas abrió una competencia entre las distintas televisiones, lo cual supuso una mejora progresiva de manera especial en los formatos.   Las conexiones múltiples, la utilización de decorados simultáneos, son una muestra evidente de ello. Los contenidos por el contrario aún adolecen de cierta variedad y equilibrio. Las noticias malas sobrepasan con creces a las noticias malas, algo que podría corregirse con la incorporación de nuevos estilos y secciones: humor, la buena noticia, curiosidades, etc.

Conviene recordar que un telediario consta de tres ediciones diarias, y que estas se emiten de manera continuada sin incluir publicidad que le dé tiempo al espectador a levantarse y desconectar. No se trata de hacer un telediario de buenas noticias, pero tampoco un parte de guerra. Intentar presentarlo con una cara más amable y una intensidad menos trágica, lograría rebajar de manera considerable, las lesiones estomacales y morales de los telespectadores a la hora de las comidas, y desbloquear el efecto psicosomático e inhibidor del apetito.

Cuando la información no es ponderada y equilibrada, es fácil caer en el ensañamiento. Un medio además de ser objetivo, debería ser ante todo  empático y plural, no solo en cuanto al tratamiento ideológico de la misma, sino en cuanto a la naturaleza y a los efectos que provoca en los telespectadores. El derecho a la información no debiera de estar supeditado al de respeto y falta de agresión al ciudadano. Ni la noticia debiera ser dispensada con semejantes dosis de realidad.

José Luis Meléndez. Madrid, 05 de Agosto del 2017.
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

Aspersores c/Cuevas de Almanzora. Nº Exp: 5074148. Cerrado

17/5/18. 19:23 horas

Además de espigas los cardos del césped de han alcanzado un tamaño considerable. Los aspersores del césped todavía no han sido activados. Se avisa para que se activen y que de esta forma no se seque el césped.

23/05/18: 15:00 horas

Los jardineros han activado el sistema de riego. Se cierra el aviso.

José Luis Meléndez. 21 de mayo del 2018

Césped c/Cuevas Almanzora. nºaviso: 5074140 cerrado


17/05/18. 19:21h.

Se procede a notificar aviso al Consistorio para que venga a cortar el césped de la calle Cuevas de Almanzora. Como se ve en la imagen, la altura de las espigas sobrepasa la altura del banco. La superficie a cortar es de unos 500 x 50 metros.


23/05/18. 15:00h.

Han pasado en el día de hoy y han dejado cortado el césped. Se cierra aviso.

José Luis Meléndez. Madrid, 21 de mayo del 2018

17 de mayo de 2018

Phishing-2

Este blog ha recibido phishing de otro email. Esta vez de Abanca. Se remite pantallazo a CNP y Guardia Civil.

En tres días se ha hablado con dos policías nacionales por las redes. ¡Qué majas! Se identifican por su nombre. Aunque dudo que este sea su nombre real.

Me agradecen la información, ya que según dicen les servirá para advertir a otros usuarios.

Y yo que creía que con la Patrulla Verde, y el Ayuntamiento ya había cubierto mis expectativas...

José Luis Meléndez. Madrid, 17 de mayo del 2018

Phishing-1

El día 14 de mayo, llegó a uno de los correos de este blog un intento phising. Se procedió a denunciarlo al banco, a la Guardia Civil y a la Policía Nacional. Esta es la obra de arte.

Si el usuario contesta este mensaje e introduce sus claves, pueden vaciarle la cuenta incluso fuera de su país, como en este caso.

IMPORTANTE

Por su seguridad, nunca contesten este tipo de mensajes

José Luis Meléndez. Madrid, 17 de mayo del 2019

14 de mayo de 2018

Idealismo constitucional

Para muchos españoles, la Constitución es más una declaración de intenciones, que un conjunto de artículos de obligado cumplimiento

Llama poderosamente la atención que según algunas encuestas, el tema catalán preocupe más a la mayoría de españoles, que otros temas que les afectan de una forma más directa, y a los cuales hace alusión La Constitución. Y más que se aluda a la cuestión como “tema catalán”, cuando en realidad es un problema del Estado español, esto es, de todos los españoles.

¿No será que lo que verdaderamente preocupa (más bien cabrea) a los ciudadanos, es que el Estado, no haya resuelto dicho asunto? Que estén hartos de leer los monográficos diarios que aparecen en algunos medios, sin que estos aporten una solución, mientras que los políticos encargados de resolver el asunto, anden de tertulias, ocupados en mejorar su representatividad parlamentaria…?

Lo cierto es que para muchos españoles que aún no han salido de la crisis (cuando muchos no llegaron a tocarla, y algunos de ellos hace unos años salieron de ella, con gran esfuerzo cobrando menos), la Constitución es más una declaración de intenciones, que un conjunto de artículos de obligado cumplimiento. Estos españoles no sienten la Constitución como parte suya, sino que más bien la Carta Magna para ellos, es como un libro de liturgia política, que solo algunos “sumos sacerdotes” leen con pomposa solemnidad, en actos en los que los ciudadanos no participan de una manera directa, sino es a través de sus representantes.

Según los titulares de algunos medios constitucionalistas, existen dos tipos de catalanes: los catalanes buenos, más próximos a las tesis constitucionalistas, y los malos, que son los que defienden una Cataluña soberanista. De lo que se trata es que los catalanes malos entren en razones, gracias a las descalificaciones que estos medios españolistas lanzan contra ellos, y que el resto de españoles, catalanizados por los titulares diarios de dichas fuentes, no se rindan, ni dejen de sentirse españoles y patriotas cabreados. Porque un patriota cabreado defiende con más pasión y coraje la causa nacional.

Uno puede sentirse independentista, y ejercer como tal dentro de los límites que le otorga la ley, sabiendo que nunca llegará ser soberanista, porque el Estado le niega la soberanía de su región. Esto aplicado al fútbol equivaldría a decir: usted puede sentirse todo lo culé que quiera, pero sepa que su equipo nunca va a ganar la liga, porque la Federación Española de Fútbol nunca le va a reconocer su hipotética victoria. Como se puede observar, la moralización de los sentimientos, y la desmoralización de la sociedad son dos conceptos aparentemente antagónicos, pero muy frecuentes en algunas líneas editoriales.

La aplicación del artículo 155, ha dejado claras dos cosas. Una: que no existe mucha diferencia entre un Presidente huido a Bruselas, y otro que ha estado ausente del asunto durante años. Y dos: que el Estado ha recurrido más a la Constitución en beneficio propio, que en el de todos los ciudadanos. Basta recordar la reciente reforma del artículo 135 por la puerta de atrás, y la aplicación del 155 para salvaguardar la integridad territorial. Asuntos que nada tienen que ver con una gran mayoría social de españoles olvidados, y que hace años padecieron los “recortes” de la crisis, y echaron en falta un 155 social por medio del cual el Estado rescatase a los ciudadanos más vulnerables.

Hoy muchos españoles siguen esperando que un día la Constitución se aplique en los términos de igualdad, propios de un Estado de derecho. Ese día los ciudadanos podrán sentir una Constitución más humana, social, y menos institucional y teórica. Más adaptada a los tiempos actuales, y exenta del idealismo Constitucional a los que los tiene acostumbrados.

José Luis Meléndez. Madrid, 11 de febrero del 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

Árbol caído. Nº Exp: 5067000. Cerrada


Notificado: 10/05/18. 19:19 horas:
Lugar: C/Carrión de los Condes, 63. Distrito de Hortaleza, Barrio de Manoteras. Madrid. España.


Este árbol lleva caído en el suelo hace más de un mes (treinta días). Lo estaba cuando aun no tenía ninguna hoja. El viento lo tiró, y algún vecino dio aviso, al parecer a la Policía Municipal, en lugar del Ayuntamiento. Por este motivo permanece sellado con la cinta adhesiva de este cuerpo. Es de suponer que la policía procedió a notificar dicha incidencia al Consistorio al cual pertenece, pero aun así no ha pasado nadie a retirarlo.

El viernes se procedió a dar aviso. A fecha de hoy, el árbol sigue en el mismo lugar y en el mismo estado. Y eso que el Ayuntamiento al parecer según dijo hace meses, y según anuncia en su página web, con fecha 15/03/17 (información de hace un año, ver enlace adjunto), crear un servicio llamado SER + VERDE, mediante el cual se comprometía, a atender cualquier incidencia expuesta por los vecinos en un plazo mínimo.

El hecho en sí, viene a constatar el grado de supervisión y de control del personal de Áreas verdes, y el nivel de respuesta y de atención de dicho departamento. En vista de lo que antecede, solo les falta saber a los ciudadanos, en qué barrios concretos de la capital madrileña tiene pensado el Ayuntamiento implantar dicho servicio...

Comentarios:

17/05/18 19:20h: Se llama al Ayuntamiento para saber cual es el estado de la tramitación. Informan que está "en trámite...".

03/06/18 19:20h h: Se van a cumplir tres meses desde que el árbol se ha caído, y un mes desde que se notificó el aviso al Consistorio.

25/06/18 18:20h: El Ayuntamiento no se ha personado. Hace más de un mes que se abrió la incidencia. El servicio 010 de atención al cliente del Consistorio confirma que se ha trasladado el aviso al departamento correspondiente, pero desconoce las causas de la demora. El árbol lleva tres meses tirado en el suelo.
Ante la pasividad por parte del Ayuntamiento, se recomienda que los vecinos llamen al servicio 010, aportando el nº de referencia del aviso (5067000), para pedir explicaciones.

07/07/18 11:30h: El Ayuntamiento de ha desentendido, ya que alega que el terreno en el cual se ha caído el árbol es de los vecinos. La operación la han financiado los vecinos del bloque a través de un seguro privado de la comunidad de vecinos. Los operarios después de casi dos meses desde que se dio aviso al Ayuntamiento, se han personado, han desmenuzado el árbol, y se lo han llevado. Se cierra incidencia.

Pura lógica

Me siento muy orgulloso de ser de barrio, porque en definitiva es como ser mitad de ciudad, mitad de campo. Este fin de semana mientras cocinaba una paella, e iba a tirar la basura, me he encontrado con un vecino que cuida de forma desinteresada del jardín de su comunidad. Ahí estaba, dando de comer a alguno de los pocos felinos que quedan.

Al hablar sobre el árbol que se cayó hace unos meses, y que estuvo tres meses en el suelo, esperando que alguien se lo llevase, me ha informado (es vecino del bloque afectado), que al final los vecinos han tenido que pagar a través de un seguro, la retirada del árbol, porque según entiende el Consistorio, el árbol de encuentra dentro de un espacio que pertenece a la comunidad. Hablamos de un barrio obrero y de personas humildes.

Sin embargo hace unos meses, uno de los vecinos que intentó cortar una de las ramas de éstos árboles, que amenazaba con penetrar en una de sus ventanas, fue advertido por la Policía Municipal, que si lo cortaba sin aviso, podía ser denunciado. Esto es lo que se llama pura lógica. Para llevarse el árbol no hay que pedir permiso, pero para cortar una rama invasora si.

Al parecer el árbol que llevaba viviendo unos treinta años en la zona ni es madrileño, ni el Ayuntamiento lo tiene como un vecino del barrio. Algo ejemplar. ¿Serán también de los vecinos los nidos, los pájaros, y el resto de animales que viven en dichos árboles?

José Luis Meléndez. Madrid, 14 de mayo del 2018

6 de mayo de 2018

El conquistador

El conquistador de derechos y libertades, se ha desprovisto definitivamente de su bata verde

Contemplo fotos suyas. De su rostro emana una naturalidad que se torna con el tiempo más cercana, y que invita al tuteo. De su mirada se desprende una humanidad y una serenidad que refuerzan de forma inconsciente la convicción moral de su praxis médica, llevada a cabo en los hospitales públicos madrileños. En su inseparable barba aun reside la experiencia y la sabiduría personal y profesional que jamás ocultó y entregó a los demás, a los más desfavorecidos. Su compromiso social llevado a cabo como dirigente vecinal en el humilde barrio de Orcasitas, fue solo el preludio de una entrega más vocacional y humana.

El doctor Luis Montes antes de irse entre nosotros, el diecinueve de abril, entregó su vida personal y profesional desde las unidades en las que trabajó en dignificar la vida humana. Lo hizo minimizando el dolor y el sufrimiento en sus pacientes, luchando por los derechos de sus compañeros, e intentando desde la igualdad acercar la sanidad pública a todos los ciudadanos. En el año 1983 ayudó a poner en marcha el Hospital de Móstoles. Más tarde el Severo Ochoa, en Leganés, centro en donde llegó a ser nombrado coordinador del servicio de urgencias. Su muerte se produce en un momento como el actual, en el cual la sociedad necesita referentes de personas que dediquen sus esfuerzos por igual y desde abajo a los demás. Ciudadanos que sin tener en cuenta clase social, sexo, raza o credos, contribuyan a cimentar y edificar una sociedad más libre y justa.

En marzo del 2005 el Gobierno Regional de la Comunidad de Madrid, intentó sentenciar su muerte clínica, por medio de una denuncia falsa y anónima que le acusaba de practicar 400 eutanasias (asesinatos le llaman los que de forma egoísta no llegan a empatizar con el drama crónico del paciente, de sus familiares y amigos). Personas por cierto que no ponían objeción alguna a los abortos efectuados durante muchos años en clínicas privadas, y que curiosamente llegado el momento, tampoco dudan en aplicar dicha muerte dulce a sus propias mascotas. Don Luis, según palabras de su compañero el doctor Barra, sufrió esos días el dolor personal que nunca quiso para sus pacientes, compañeros y ciudadanos. El doctor apoyado en las calles por el pueblo, supo aplicarse su propia medicina, y resurgir gracias al cariño y la comprensión de la gente, como un ave fénix. Gracias al compromiso y a las energías puestas en su proyecto, se convirtió en un referente nacional, y llegó a ocupar la Presidencia de la Asociación Derecho a Morir Dignamente.

Las amenazas de privatización y de externalización emprendidas por la Consejería de Sanidad, y auspiciadas desde dicho Ministerio, no surtieron efecto gracias a las manifestaciones. Como consecuencia de los recortes de personal, y del cierre de plantas en los hospitales públicos, surgen las dolorosas listas de espera. Unas listas en las que “murieron” (se dejaron morir), a muchas más personas de las que se le acusaba al doctor Montes. Personas que murieron sin tratamiento, medicación, y que sufrieron junto a sus familiares el dolor, la impotencia y la indignación de ver como se priorizaba el capital por encima de la vida humana. El doctor Montes por el contrario, humanizó y dignificó la vida humana, y sentó las bases de una vida y de una muerte digna. Acompañando a los pacientes en las tres etapas de su vida. Ayudando a las mujeres en los momentos de parto complicados, y en el doloroso proceso de la interrupción del embarazo, dentro del marco legal. Haciendo menos doloroso el tránsito de la vida a la muerte, y evitando sufrimientos y deterioros irremediables.

Se ha ido el doctor Montes humanizando como el solo sabía la vida y su profesión. El conquistador de derechos y libertades, se ha desprovisto definitivamente de su bata verde. De esa indumentaria que a buen seguro anhelaba quitarse para sentir mejor y más cerca a los demás. Don Luis sabía que cada paciente era el único titular de su vida. Y que la mejor medicina es la que vela por el bien común de todos, y no solo por el privilegio de unos pocos. Descanse en paz.

José Luis Meléndez. Madrid, 28 de abril del 2018
Fuente de la imagen: 20minutos.es

26 de abril de 2018

Manadas

Todos juntos y por manadas. No ya contra el cargo político, sino contra la persona...

El caso Cifuentes ha puesto en evidencia la objetividad de algunos medios. Medios que hacen la función de electrodomésticos, ventiladores de determinados grupos ideológicos. Esa es la imparcialidad y la independencia de la que hacen gala en sus cabeceras.

Los mismos que defienden de manera teórica el Estado de derecho, son los que luego humillan a sus víctimas de manera pública y anticonstitucional, publicando noticias, vídeos y documentos que atentan y violan la intimidad y la dignidad de las personas, impidiéndoles ejercer el derecho que todo ciudadano tiene a defenderse con las mismas garantías que los demás.

Medios, adversarios políticos, del mismo partido, memes de ciudadanos. Todos juntos y por manadas hambrientas, organizadas y sin escrúpulos, obsesionadas y cegadas por el rastro de su presa. No ya contra el cargo político, sino contra la persona. Porque el que la difunta haya caído no le exime del olvido, ni implica que tenga un entierro justo. "Diarios" pensados para dejarle a uno "KO", a la mínima de cambio.

Agresiones que ponen de manifiesto la fragilidad dialéctica y argumental de sus adversarios, y el código ético y moral de los mismos. Un acoso continuado en donde solo se cuestiona a la víctima y no la actitud,  la superioridad numérica y vejatoria de sus agresores. Ni la inferioridad moral por la cual se  ven obligados a unir sus fuerzas para ensañarse de manera visceral con la vida profesional y personal de la presa.

Es muy probable que en vista de lo sucedido, partir de ahora sus señorías hagan públicos sus historiales médicos. Incluso será recomendable que todos los profesionales del país cuelguen sus títulos oficiales en sus despachos. A saber: originales, sellados, firmados, y a la vista. Porque un título bien enmarcado, visible y bien colocado, es mucho más importante que la experiencia y los valores que pueda tener su titular.

Perseguir la corrupción, incluso dentro de tu partido, tiene su castigo. Y algunos se han ofrecido voluntarios a la causa. La cleptomanía personal tratada ha ganado la batalla a la psicopatía social aun sin tratamiento, y no se sabe sin solución. Entre todos la mataron y ella sola se murió. Enhorabuena a todos los diplomados en la inferioridad moral de las malas artes.

José Luis Meléndez. Madrid, 26 de abril del 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

23 de abril de 2018

Estilos monárquicos

¿Es objetiva la sociedad en sus críticas? El famoso vídeo de la familia real en la catedral de Palma, debería hacer reflexionar a la sociedad

Los verdugos no suelen esperar a conocer, a cotejar, ni a tener en cuenta los autos de procesamiento, ni las resoluciones judiciales de sus reos, y se limitan a cumplir su función.

En España hay más verdugos que jueces. Hace unas semanas, la sociedad pública española, subió a su patíbulo privado de manera anticipada a tres mujeres: una reina emérita, una reina real, y una Presidenta regional. Asuntos en los que apenas unos días, se ha hecho correr más ríos de tinta azul, que sangre de idéntico color existe en todo el reino.

Uno puede ser republicano o monárquico sin que por ello se vea en la necesidad de perder la humanidad que caracteriza a toda persona. Porque entonces pierde dichos valores de forma automática e instantánea. Lo cierto es que el vulgo no ha sabido distinguir un acto oficial de lo que era un acto privado y familiar. No se trataba por lo tanto en esta ocasión de una disputa entre dos reinas, sino entre una nuera (doña Leticia), y de una suegra (doña Sofía). Primera cuestión.

El segundo dato no es menos preocupante, ya que los españoles continúan viendo a dos reinas, cuando en realidad solo existe una que es la oficial. Algo en cierto modo comprensible si se tiene en cuenta que doña Sofía ha cumplido su labor con una entrega y una discreción encomiables. Una tarea que debido al poco tiempo que lleva en el trono doña Leticia, no ha podido ejercer.

El tercer error en el que ha caído la sociedad ha sido en la trampa de la personalización, esto es, en posicionarse a favor o en contra de uno o de otra, cuando en realidad de lo que se trata es de dos formas o estilos de representar a España y a los españoles: un estilo tradicional, y otro quizás más innovador y adaptado a los tiempos.

La reina emérita sufre al ver a su familia en la distancia. La padece con más intensidad cuando teniendo a los suyos, y sus nietos tan cerca no puede verlos con la misma frecuencia que lo hace la otra familia. Por el contrario doña Leticia, como mujer perteneciente a otra generación más moderna, ha sido educada en un entorno más liberal. Basta con recordar los antecedentes sindicales de su familia. Y al contrario de doña Sofía (a excepción del rey), es partidaria de un modelo más conciliador y equidistante entre la vida íntima y personal de su familia, con respecto a la institución que representa, es decir, del Estado.

El famoso vídeo de la familia real en la catedral de Palma, debería hacer reflexionar a la sociedad sobre varias cuestiones. En primer lugar si la ética personal y profesional, considera que las intimidades palaciegas deben trascender su ámbito privado.

En segundo lugar si a diferencia según dicen de la justicia divina o kármica, se práctica una justicia objetiva y justa (valga la redundancia), cuando se juzga solo la falta y no todas las virtudes que jalonan la vida personal y profesional del presunto o presunta culpable.

Y en tercer lugar si es doña Leticia la que tiene que seguir adaptada a la monarquía tradicional, o es esta la que tiene que adaptar su protocolo a los nuevos tiempos.

José Luis Meléndez. Madrid, 21 de abril del 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

16 de abril de 2018

El secuestro

Ahora soy un hombre libre que se ha rescatado a sí mismo

Y pensar que un día llamé amor a aquello tan grande que sentí a tu lado. No hay peor exilio que aquel que en contra de su voluntad, abandona su nave y su rumbo, al albur de un destino incierto. Tú sin embargo no pudiste abandonarte. Aquella noche te acercaste y me lanzaste una frase para reclamar mi atención. Luego tomaste mi mano. Todo el grupo allí reunido, se dio cuenta de tus ocultas intenciones.

No dudaste en coger mi mano para robarme el corazón. No soltaste tu nave mientras hubo provisiones de mercancía. Aún me acuerdo de tus bajones tal vez fingidos. De tus órdenes interesadas. Qué bien interpretaste el papel de princesa. De mujer sufrida y abnegada de sus propias metas. Con que rapidez e intensidad palpitaba mi corazón por los dos, mientras el tuyo latía, acompasado a tus intereses.

Aún recuerdo aquellos mil días, dándolo todo por y para ti. Hasta que un día me abandonaste. No supiste estar junto a mí en los días malos. Faltaste al lugar de la cita. No tuviste el valor ni los argumentos para aquella injusta e inmerecida despedida. Al final tuve que ir en tu busca. Como siempre.

No te bastaron mis súplicas. Me dejaste narcotizado con mis falsas idealizaciones. Huiste cuando más te necesitaba, dejándome perdido y sin rumbo, en medio del abismo. Tirado en el suelo, sin fuerzas para levantarme, por el efecto boomerang de tantas emociones entregadas.

¡Qué buena actriz, y que mal figurante! Estabas tan metida en tu papel, que llegué a creerme tu personaje. Tenías la obra estudiada y el escenario controlado. Es posible que hayas leído aquel poema, (“Mil días”), que un día escribí pensando en ti. Que te hayas creído aquellos versos enajenados y locos de amor. No, no fueron mil días. Prefiero callarme los días, las horas, los minutos y los segundos que duró aquel calvario. Aquél eterno síndrome de Estocolmo.

Hoy soy un preso que ha cumplido la condena material y emocional de tu secuestro. Ese fue tu pago a mi buen comportamiento. Ahora soy un hombre libre que se ha rescatado a sí mismo. Y no un rehén sometido a los caprichos egoístas de aquella condena injusta, a la que durante tanto tiempo me tuviste sometido.

José Luis Meléndez. Madrid, 9 de mayo del 2017
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org

9 de abril de 2018

Rasputin o el surfista ruso

Los duelos dialécticos que tienen lugar entre machos, no se parecen en nada a los que tienen lugar entre caballeros

Donald Trump, o lo que es lo mismo, Donald Putin, más conocido como el Ras-Putin americano, se vanagloria del tamaño y de la potencia sexual de su arsenal militar de misiles con forma fálica ante el líder coreano  Kim Jong-un. Y es que desde que Rasputín ha entrado en la Casa Blanca, los Estados Unidos de América, se han convertido en la primera prepotencia mundial de naciones. Bien lo saben los americanos que se avergüenzan de cada uno de los desaires, desmanes y provocaciones públicas a las que los tiene acostumbrados su histriónico Presidente.

Las guerras frías, que ya llevan años, no tienen visos de acabar, mientras los hombres sigan ocupando las presidencias nacionales, ya que los atributos armamentísticos seguirán siendo sin lugar a dudas un factor primordial a tener en cuenta, por encima de la empatía, la comunicación y la concordia entre los distintos países. La testosterona seguirá costando un dinero ingente a los Estados; bueno más bien a los ciudadanos del mundo, que en definitiva somos todos.

Para que los índices de testosterona aumenten, son necesarios varios factores: por un lado otro sujeto, y por otro un escenario de estrés. Esto es lo que le ha pasado a Rasputín y al líder coreano  Kim Jong-un (alias Kinyo), nombre propio que traducido al español según su pronunciación (king-yo-mun), vendría a significar algo así como el rey del yo-yo, es decir, el campeón del narcisismo mundial.

Nadie duda que las eyaculaciones aéreas de los cohetes coreanos, han sido  para la humanidad, pero muy especialmente para Rasputín, una exhibición pornográfica y obscena. De ahí sus rifirrafes a través de Twitter (lugar no muy apropiado para llegar a un entendimiento), entre ambos líderes. Y si no que se lo digan al pajarito de dicha red social, que cambió su canto de “pio-pio-pi” a “cua-cuaa-cuaaa-cuaaaa”.

Los duelos dialécticos que tienen lugar entre machos, no se parecen en nada a los que tienen lugar entre caballeros. El caballero se mueve por el honor, y el macho por la testosterona con la cual suele marcar su territorio. El señor Trump le ha llamado “enano” a Kinyo. Se desconoce si esta alusión al tamaño, va dirigida directamente a su persona o a su “hermano pequeño”. Kinyo, le ha respondido, y le ha llamado “chocho viejo”.

Entretanto los ciudadanos del mundo andan preocupados (con toda razón), por los efectos secundarios de este amor pasional y despechado, así como por los devastadores efectos colaterales (nunca mejor dicho), en los que podría derivar esta tensión sexual, aun no resuelta. Nadie imaginaba que las relaciones sexuales entre países, pudiesen llegar a este estado de sobreexcitación pasional. La habilidad del aparato del coreano, no le ha gustado nada al tamaño del arsenal americano.

El problema como muchos podrían pensar no es de la personalidad del señor Trump, sino que la culpa la tiene el resto del mundo, incluidos algunos psiquiatras de su país, que no entienden el carácter especial del Presidente. La Casa Blanca preocupada por el asunto, y por las dudas que se ciernen sobre su inquilino, ha decidido realizarle un test de aptitud, más que de personalidad. Acto seguido, en vez de ofrecer a la opinión pública un informe psicológico, ha  publicado sus excelentes resultados, en lugar de ofrecer a sus ciudadanos, las pertinentes disculpas por los  desaires, desplantes y desprecios públicos e internacionales a los que tiene acostumbrados el señor Trump al planeta (incluidos animales y plantas).

Lo realmente preocupante es que los psicólogos de la Casa Blanca, aun no hayan dado con los tres mundos en los que se mueve el señor Trump. El primer mundo está formado exclusivamente por él, al cual se debe (Trump first). El segundo está formado por América (América second). Y el tercer mundo está constituido por el resto del planeta (third planet). Se ignora por lo tanto en qué mundo tiene incluidos el Presidente a sus ciudadanos, ya que este siempre sitúa a la nación por encima de ellos.

Hace unos días, el surfista (s-URRS-first-a) ruso, ha cumplido, en contra de no pocos pronósticos, su primer año de mandato. Un tiempo durante el cual, se ha presentado como un americano, más que como un ciudadano del mundo, al cual le preocupan sus problemas. Los tornados, las inundaciones y las impresionantes nevadas que padecen los americanos, son para el Presidente, fenómenos de cuyo origen es mejor no hablar. El cambio climático no importa, y de existir este (cosa que aún no ha reconocido), tendría que adaptarse también a él.

José Luis Meléndez. Madrid, 27 de enero del 2018
Fuente de la imagen: commons.wikimedia.org