Translate

15 de diciembre de 2014

Albricias

"Albricias": regalo que se da por alguna buena nueva, a quién trae la primera noticia de ella.

El señor Rajoy ha presentido, ¿quién le despresentirá? El despresentidor que le despresienta, buen despresentidor será. Con la voz medio afónica, o tal vez poseído por un espíritu preelectoral, el presidente, no ha sido capaz de contener la euforia de su anuncio, y nos ha traído, antes de tiempo, la buena nueva: “es la primera navidad de la recuperación”. Ni todavía es navidad, ni la mayoría absoluta de los españoles sienten, ni presienten, la recuperación en su vida diaria. Por este motivo, muchos ciudadanos se preguntan, si el término al que se refiere el monclovita, no es ese tiempo o segunda oportunidad que se otorga a los malos estudiantes, con objeto que se esmeren en sus sesudas asignaturas.

La auténtica recuperación a la que se enfrenta el mandatario más popular, son las próximas elecciones. Demasiados deberes a los ciudadanos, y excesivas asignaturas pendientes en su gabinete: promesas incumplidas, medias verdades, falta de escucha, negociación y consenso para llegar a acuerdos con la oposición, y una “mano derecha” autoritaria y déspota. De un hipotético gobierno centrista, dialogante, y conciliador, se ha pasado al ¡Sí, señor! Caciquil del ordeno y mando. El impasible desgobierno impopular, hace tiempo ha perdido la necesaria y suficiente mayoría social, como así lo atestiguan, los últimos sondeos preelectorales. Tal vez por este motivo, en los últimos días, el equipo de gobierno, ha hecho gala de cierto nerviosismo y/o falta de control. Ha sido mucho el desgaste, y todavía queda un año largo, en el que pueden pasar muchas “cosas…”. ¿Asistiremos a un adelanto electoral?

La semana pasada, ha estado caracterizada por estar colmada de perlas que darían para lucir un precioso rosario a sus diestras señorías. Por ejemplo, el señor Posada, considera excesiva su retribución, con respecto a la del señor presidente del gobierno. En lugar de bajar los salarios, a todos los cargos que sobrepasan los del jefe del ejecutivo más divo, ofrece como solución, subir los salarios más bajos al equipo de su gobierno peor remunerado. Lo contrario que ha hecho la ciudadanía española. Un claro ejemplo de igualdad, solidaridad, y de escurrir el bulto y no aplicarse el cuento.

Por su parte el señor De Guindos, gran orador adverbial donde los haya, ha acusado al anterior gobierno, de haber ejercido presiones al Banco de España. El regulador, se ha visto en la necesidad de salir al paso, y desmentir dicha información. La señora Díez de UpyD, le ha animado a presentar denuncia en sede judicial, para evitar así su actitud encubridora y en su caso delictiva. Suma y sigue. El presidente de la Comunidad de Madrid, D. Ignacio González, ante la propuesta de la oposición, de abrir los comedores escolares, como consecuencia de la preocupante desnutrición infantil, ha optado por cerrar los colegios, e inaugurar algún belén, con un flamante argumento: “ El mayor problema de la malnutrición infantil, es la obesidad”(Felices fiestas).

Pocas horas después, el Ministro de Interior, Fernández Díaz, ante las críticas recibidas desde Europa por las devoluciones fronterizas en caliente, de los inmigrantes que llegan a España, ha lanzado una auténtica declaración de fraternidad a los socios europeos: “Les digo que estaremos encantados de atender sus peticiones y, si nos dan su dirección y se comprometen a atender a esas personas, mantenerlas y darles un puesto de trabajo adecuado, que nos den la dirección y les enviaremos ahí tranquilamente y con toda rapidez a esas miles de personas», ha exclamado.

Si la regeneración democrática, es directamente proporcional, al concepto que se tiene de la misma, los ciudadanos, no dejan de ocultar su perplejidad, al comprobar cómo mientras el gobierno, con la mano izquierda les habla de la Ley de Transparencia, reducida a una página web, con la mano diestra, en contra de la oposición, intenta adiestrarles, vía decretazo, con la Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida con el nombre de “Ley mordaza”, otorgando mayores concesiones a las Fuerzas de Seguridad, en detrimento de la mayoría de los ciudadanos. La polémica ley, ha provocado el unánime rechazo de los demás grupos parlamentarios, los cuales la han calificado de represora, franquista, y anticonstitucional, al poder contravenir derechos elementales contenidos en la Carta Magna, como es el derecho de libre expresión.

La salida a concurso de la plaza del juez Ruz, actual instructor del caso Gürtel, no es un buen ejemplo de transparencia, ante la casta corrupta e intocable. Algunas voces apuntan, a un posible castigo por su imputación a la Ministra de Sanidad, Ana Mato, un día antes de la comparecencia del Presidente en el Congreso. Una nueva versión actualizada, como la que en su día recibió el Juez instructor del caso Bankia, Elpidio Silva, en sus intentos de instruir y procesar al Señor Blesa.

La feria electoral, ha quedado inaugurada. Pronto nos llegarán los olores, y los sabores de la verbena. Las mismas papeletas, sí, pero con distintas casetas. Mientras, sus señorías recibirán del pueblo sus albricias, ante tan ejemplares y honestas noticias.

José Luis Meléndez. Madrid, 12 de Diciembre del 2014
Fuente de la imagen: Flickr.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario