Translate

26 de octubre de 2014

Ya es Navidad

¡Me gusta la navidad! (cualquiera dice lo contrario)

La Navidad es una fecha fija en el calendario, solo para sus adeptos. Las grandes marcas y almacenes, adelantan sus productos con objeto de aumentar su retraída cifra de ventas, por efecto de la crisis. Hoy, día veinticuatro de octubre, he visto en televisión, el primer anuncio navideño de un conocido e internacional parque temático infantil. No he podido evitar el primer escalofrío de nostalgia, y…¡¡¡aaachissss!!!, me he resfriado.

La lotería de Navidad, ya se puede comprar en verano y en bañador, cerca del chiringuito de la playa. Setenta y siete días mágicos de “espíritu navideño”, es el equivalente a dos ramadanes íntegros, no integristas, ojo. Las mismas caras, villancicos, mesas, repostería y mantelería navideña. El arbolito, el belén, y los adornos. La lotería de Navidad, la del niño y los crismas. Las comidas familiares y de empresa. El champán, el marisco, las visitas, los regalos y los reyes magos.

¡Me gusta la Navidad! (cualquiera dice lo contrario). Su variedad, la espontaneidad de sus encuentros, sus emociones auténticas, su mensaje, su ambiente prefabricado y bucólico, tan en sintonía con la alegría de tan importante acontecimiento universal. La euforia de sus añoranzas, con frases del tipo: “¿Te acuerdas de fulanito…?”, y sus respuestas y exclamaciones: “¡calla!”, “¡Ay, madre…!”. La autenticidad de los lazos que se crean, no porque te apetezca quedar, sino porque es Navidad y hay que verse.

Como estas navidades estaré, como siempre, ausente de espíritu, aunque de cuerpo presente (¡qué remedio!), aprovecho para desearles desde este estado lúcido, ecuánime y pletórico, un feliz solsticio de invierno.

José Luis Meléndez. Madrid, 24 de Octubre del 2014.
Fuente de la imagen: Flickr.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario