Translate

21 de febrero de 2015

Recomposición

Las conversaciones de Grecia con Bruselas, han hecho reflexionar a Europa

Somos socios, no hermanos. Este es el mensaje que Europa ha transmitido a Grecia. El capital vuelve a prevalecer por encima de los derechos de los pueblos. Los representantes helenos, han conseguido ampliar en cuatro meses el plazo de la deuda que expiraba el veintiocho de febrero.
El acuerdo debe ser ratificado una vez que los acreedores queden satisfechos con una serie de reformas que Grecia debe presentar esta semana.

El ministro de finanzas griego Varufakis, después de una ronda de visitas a sus socios europeos, ha logrado con su cautivadora sonrisa y su actitud negociadora, llegar a un primer acuerdo con sus socios europeos. Han sido unas largas y duras negociaciones sin precedentes. Si algunos representantes europeos, en lugar de caer rendidos a los pies de la troika y de Alemania, hubieran demostrado el mismo interés en llegar a acuerdos que satisficieran a ambas partes con Bruselas, los ciudadanos no hubieran sufrido tantos recortes, y en la actualidad existiría una Europa menos desigual.

Las conversaciones de Grecia con Bruselas, de mano de Tsipras y Varufakis, han hecho reflexionar a Europa, hasta el punto que el mismísimo Juncker, político conservador, ha llegado a cuestionar de manera pública los principios democráticos de la troika, y el papel de su futuro en la eurozona. Los griegos han acudido con las ideas muy claras, posiciones firmes, y tiempos y formas que han conseguido despertar, a pesar de los primeros recelos, la simpatía de sus socios. Pero Grecia no solo ha sorprendido con su estilo negociador.

Mostrando en todo momento una actitud crítica hacia la troika, y negándose a reconocer su legitimidad, Grecia, ha propiciado un cambio en la denominación de este organismo. Quién sabe si por vergüenza de su pasado, en lugar de su actual nombre, la organización tripartita ha pasado a denominarse “las instituciones”. Algo similar a lo que en su día era el banco malo, formado por los activos tóxicos que los bancos no lograban vender, y que posteriormente pasó a llamarse SAREB.

El carácter humanitario de la ONU, va a ser en el futuro muy cuestionado, por su nula participación en la crisis. Europa carece desde el inicio de la misma, de una comisión que garantice la supremacía de los derechos humanos sobre los intereses capitalistas de la Troika sobre los pueblos. Y tampoco parece haber velado por la igualdad entre naciones, permitiendo los beneficios y la subordinación de unos estados con respecto a otros. Y así mientras los hombres de negro se tiznan con su trabajo sucio, los hombres blancos de la concordia mundial entre naciones, ni están, ni se les espera en esta larga crisis humanitaria.

En clave nacional, las distintas siglas han intentado apaciguar las aguas vueltas y sus asuntos domésticos. Podemos ha inaugurado la lista de nombramientos de los candidatos a las próximas elecciones. Monedero ha comparecido ante los medios, y ha intentado como ha podido capear el temporal mediático de sus ingresos. Ciudadanos ha despuntado en el arco electoral con unos datos en intención de voto muy favorables. Las siglas naranjas de Albert Rivera han crecido diez puntos en su estimación de voto, y se posicionan como cuarta fuerza política.

La reunión de la ejecutiva socialista el día anterior a la dimisión de Tomás Gómez por parte de Pedro Sánchez, y las formas con que se ha llevado a cabo el relevo en la federación madrileña, no han gustado en las filas socialistas. La escasa participación en la convocatoria electoral ha sido un síntoma evidente del malestar interno. Las primarias han brillado por su ausencia, y la democracia interna vuelve a estar bajo el punto de mira.

Las aguas también vuelven a su cauce en Izquierda Unida. Una vez cesada la antigua directiva, formada por Gregorio Gordo y Ángel Pérez, Alberto Garzón, pasa a tomar las riendas del partido. Mientras la Vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha decidido apadrinar el acto de presentación del candidato popular a las elecciones andaluzas, los demás miembros de su partido, han optado por quedarse en casa a preparar la intervención del debate del Estado de la nación. Un debate que promete ser más electoral que de Estado, en donde las cifras, el optimismo económico del gobierno, y el breviario de pequeñas y medio promesas cumplidas, marcarán el eje central del discurso.

Los resultados del estreno del candidato socialista, Pedro Sánchez en el debate de la nación, y los de las elecciones en Andalucía de Susana Díaz, serán cruciales en el futuro liderazgo del PSOE y del país.

José Luis Meléndez. Madrid, 21 de Febrero del 2015
Fuente de la imagen: Flickr.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario