Translate

1 de febrero de 2015

Arenas movedizas

El nuevo gobierno griego puede sacar a los europeos de las arenas movedizas de La Troika

Algo se mueve en el subsuelo español. Quizás sea el petróleo, y el ministro Soria no lo sepa. Da igual. Ahora no toca. Los cuarteles electorales preparan ya sus maniobras. Los uniformes, las consignas, y los ventiladores ya están preparados: “compañeras y compañeros, hay que tomar la calle”.

El generalato genovés ha enviado la flota “regeneración” a la costa canaria para realizar prospecciones petrolíferas, en contra de la voluntad del gobierno canario, en un auténtico ejercicio de democracia (prietas las filas, recias, marciales, nuestras escuadras van).La lancha en la que se manifestaba una voluntaria ecologista, ha sido envestida por una patrullera, y ha tenido que ser ingresada en el hospital. Nada, vamos, un pequeño susto…El buque insignia de Greenpeace “Artic Sunrise”, ha sido secuestrado y sancionado por el gobierno, con una multa de 50.000 euros. La operación ha sido un éxito parecido al cosechado por Aznar en la guerra de Irak. Las miles de toneladas y de reservas que el gobierno preveía, y las armas de destrucción masiva todavía no han aparecido, pero eso no quiere decir que aun estén. Tal vez después de las elecciones se pierda menos plasma electoral. La fe mueve montañas.

El recién nombrado ministro de sanidad, Alfonso Alonso, ha manifestado que su gobierno ha rebajado la lista de espera en un 45%. Razón no le falta: 110.000 enfermos han “muerto”, en espera de un tratamiento, muchos de ellos afectados de hepatitis c, según la plataforma de afectados. Han salido solos de las listas, sin que nadie les ayude (código ético: disculpen las molestias. Estamos trabajando. Enseguida vamos).

Por respeto a las víctimas, convendría cuestionarse la utilización de determinados eufemismos. Las listas de espera, bien podrían llamarse listas de des-espera-ción. Desesperación para los que se han ido, y los allegados que sobrepasados de impotencia, han visto vulnerado el derecho a la vida que les asistía a sus seres más queridos, en un claro acto de omisión, por parte de las autoridades sanitarias del pepé. Derechos por los que un día cotizaron, esperando ver cumplidos sus derechos.

Mientras 10.000 científicos españoles, se han visto en la necesidad de salir de su país, y en la actualidad investigan para otros países. Quizás si hubieran sido considerados en su día, podrían haber realizado alguna aportación a este colectivo por medio de su trabajo. Como contrapartida, la prima de riesgo, goza de una excelente salud: ¡albricias!: España crece a la vez que se muere y se exilia. El señor de Guindos, en reciente intervención, se ha apresurado a reclamar a los griegos el pago de la deuda soberana, en lugar de dirigirse primero a los suyos, y reclamarles las deudas que su partido ha repercutido a la sociedad española, y que hoy pagan todos los españolitos a golpe de decretazo: Gürtel, Bárcenas, Palma Arena, Rato, etc, etc. No, este no es el desfalco que el pepé se encontró durante el traspaso de poderes de Zapatero a Rajoy. La más que cuestionada democracia interna del pepé, ante la falta de primarias, permanece a la espera de que el dedo fuerte de Rajoy que envió el mensaje a Bárcenas, elija los candidatos a las próximas municipales. El solemne silencio del presidente es superior a la suma de voluntades de los suyos. Curioso.

El comisario europeo de derechos humanos, se ha visto en la necesidad de venir personalmente a España, para supervisar las devoluciones irregulares en caliente que se producen en las fronteras españolas. El último Consejo de Ministros del mes, ha mantenido su línea habitual de moda. Las tijeras siguen marcando tendencia: vestidos austeridad con menos “tela”, y por consiguiente más caros. El ejecutivo apuesta para la próxima temporada por colores más atrevidos como el rojo prohibitivo, azules fríos y corporativos, y blancos Profident. Las transparencias anunciadas en ediciones anteriores, han dado paso a colores alegres como el negro. El luto recobra su máximo esplendor. La peineta, la mantilla, y el abanico vuelven a ser protagonistas.

Los estudiantes universitarios, han sido elegidos primer colectivo del año (enhorabuena). A partir de ahora no tendrán que correr tanto en sus “carreras”, pero sí que pagar más, si quieren llegar a la meta de las olimpiadas que son los masters. Los cinco años de carrera pasarán a ser de tres años, y los actuales master de un año, constarán de dos años de duración. El 3x2 ha llegado a La Moncloa, en su versión más sofisticada. A partir de ahora, serán necesarios menos docentes. Esperemos a que los políticos de la casta castigadora en la próxima de la siguiente legislatura, se apliquen su propio ERE, y eliminen instituciones obsoletas, desfasadas e innecesarias como El Senado.

Grecia ha sido protagonista de la semana. Los griegos han propiciado con su voto una nueva esperanza de cambio en Europa. Las políticas de recortes, de desigualdad, y de sometimiento de unos estados sobre otros, no han dado los frutos esperados. La Alemania amnésica e imperial del águila, parece no acordarse de la quita que sus hermanos europeos le condonaron, después de la segunda guerra mundial.

El caso es que los griegos han decidido no reconocer a la Troika (BCE, FMI, CE), como interlocutora para la renegociación de su deuda (qué raros son estos griegos, que prefieren vivir en la pobreza, y ser un pueblo libre de elegir su propio destino, en lugar de habitar la cárcel de oro que le ofrece La Troika). Quizás no les falte razón, al contemplar una Europa gobernada exclusivamente por instituciones financieras, agencias de calificación, y no por organismos como la OCDE y la ONU. La organización humanitaria tiene una oportunidad de oro para actuar como intermediaria, defender los derechos y valores humanos como son la libertad de los pueblos que dice defender. Recuperar su independencia, actuar a tiempo, y no a golpe de resolución póstuma dictada por la OTAN o La Troika, reforzaría su imagen y su capacidad diplomática.

Grecia no es España. Esta semana un columnista anglosajón, ha vaticinado un posible escenario: “quizás sea necesario sacrificar a Grecia, para salvar a España”. En otras palabras, si Grecia saliese del euro, o no pudiera financiarse, sería un motivo más que suficiente para que los vientos libertarios de Podemos en España, fueran transformados en remolinos de miedo por los sectores más mediáticos, con el fin de frenar su ascenso al poder (La gripe de la libertad no debe tocar el cuerpo social de la democracia, ni contradecirse con la gripe A-lemana que nos quiere y nos maltrata).

El viejo continente aún está a tiempo de explorar y reconocer su nueva fisionomía, y de fomentar políticas más integradoras, conciliadoras y progresistas entre los distintos estados. El nuevo gobierno griego puede sacar a los europeos de las arenas movedizas de La Troika, y devolver a los mismos la sonrisa y el entusiasmo perdidos.

PD: Curioso titular de hoy, día 02/02/2015, en la prensa: “La comisión Europea disolvería la Troika, si llega a un acuerdo con Grecia” (Diario de León). Las previsiones de ayer de Pluma en Ristre pueden llegar a cumplirse.

José Luis Meléndez. Madrid, 1 de Febrero del 2015.
Fuente de la imagen: Flickr.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario