Translate

7 de julio de 2016

En clave de Sí

Es posible que la música, dé al PSOE la inspiración necesaria, para decantarse por la mejor opción

Los resultados de las elecciones generales, celebradas el 26 de junio, han arrojado, como era de esperar, un escenario, sino similar, muy parecido al del 20 de diciembre. El Partido Popular, ha aumentado su porcentaje de votos, en detrimento de las demás fuerzas parlamentarias, y el PSOE, ha logrado (a pesar de obtener el peor resultado de su historia), frenar el sorpasso de Podemos.

Una vez analizados los datos, y afinados sus instrumentos, las distintas orquestas de la cámara parlamentaria del Congreso, intentan definir estos días sus estrategias, con objeto de establecer los pactos que permitan la constitución de un gobierno que evite la convocatoria de unas terceras elecciones.

Los directores de los distintos grupos polifónicos, coinciden en el diagnóstico, motivo por el cual, han preferido no formularse la pregunta determinante de la situación actual, como es la de "dónde está la llave matarile-rile-rile". Sus señorías saben que está dentro de Ferraz, matarile-rile-ron (chin-pón), lo cual ha supuesto un alivio, para no volver al fondo del mar de unas terceras elecciones generales, escenario que a ningún grupo interesa, en vista de los malos resultados obtenidos por la mayoría de fuerzas.

Es posible que la música, dé al PSOE la inspiración necesaria, para decantarse por la mejor opción. Tres son los escenarios que se le presentan al partido: uno en clave de Sí (afirmativo), otro en clave de Re (rechazo), y otro en calve de Do (hacer factible). Si los socialistas deciden inspirarse en la primera nota musical (Do), y deciden hacer un pacto con el PP, la organización sufriría una pérdida de identidad ideológica progresista, que aprovecharía Podemos, monopolizando la izquierda, lo cual constituiría una amenaza para el partido, ante un escenario adelantado de elecciones.

¿Tanto trasiego para esto?

Si por el contrario, se inspiran en el sonido de la nota Re (rechazo), es decir, votan en contra de la investidura de Rajoy, someterían a los españoles a la convocatoria de unas nuevas elecciones, con el posible voto de castigo, y un aumento de la abstención, con un PSOE en descenso.

Si en último término eligen la nota afirmativa Sí, y se inclinan por una abstención negociada con el Partido Popular, favoreciendo una legislatura en minoría de Rajoy, con medidas acordadas que preocupen más los ciudadanos, como pueden ser medidas anticorrupción, que favorezcan el empleo, las libertades sociales, o la soberanía nacional, podría contemplarse un hipotético escenario de derogación de la reforma laboral, de la Ley Mordaza, o de la reforma Constitucional (algo más probable). De este modo, el partido se inclinaría sin duda, por la opción más favorable para los intereses de España y del partido, y a su vez podría trabajar en cuatro frentes: primero en reconstruir el partido mediante el debate interno. Segundo, podría hacer a la vez una oposición al Partido Popular. En tercer lugar, podría establecer acuerdos puntuales con otras fuerzas, como Podemos, y en cuarto lugar, refundar la Socialdemocracia europea en colaboración con sus socios de la Unión.

Es posible que la visita que Obama mantenga en los próximos días con el rey, y los cuatro líderes de mayor representación parlamentaria, sea aprovechada por el Presidente americano, para dirigirse a sus colegas españoles en clave de Sí, y en última instancia de Do ("Si, se puede"). Incluso es posible que les suelte su conocido eslogan: "Yes, I can", y a continuación les pregunte: ¿Y ustedes? En ese momento, nuestras señorías habrán constatado que la música une más que las palabras. Pero aun así, los españoles no dejarán de preguntarse: ¿tanto trasiego para esto...?

José Luis Meléndez. Madrid, 7 de julio del 2016
Fuentes de las imágenes: flick.com, 20minutos.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario