Translate

3 de julio de 2017

El arco iris

El arco iris ha pasado a ser el símbolo de un nuevo amanecer

Es fácil identificarles. No admiten colores: o blanco o negro. O estás conmigo o contra mí. Dicen amar a su país, pero no a sus paisanos. Suelen presumir de una moral inculcada, más que adoptada. Su daltonismo ideológico les ha relegado al blanco y el negro del bien y del mal, en donde los términos medios no existen. Se quedaron atrapados en aquel nodo de blanco y negro, pero viven como seres inadaptados en una sociedad que hoy es muy a su pesar de colores. Son incapaces de sintetizar con su mirada el arco iris de la diversidad y de la igualdad. O eres hombre o mujer, “lo demás son mariconadas”. Presumen de una alta testosterona inversamente proporcional a su coeficiente intelectual, lo cual les impide integrar la diversidad sexual campante y reinante en la naturaleza. El hermafroditismo y la homosexualidad son anomalías de la naturaleza. Ellos sin embargo se presentan y se consideran dentro de ella, tipos normales.

Este fin de semana, se ha celebrado el World Pride Madrid 2017. Todas las fuerzas políticas se han sumado al acto. Ha quedado constancia de la evolución de la sociedad española durante esta década. Conviene recordar que hace menos de cien años, Federico García Lorca, fue fusilado por homosexual y progresista, por las fuerzas de seguridad del Estado español. En aquel tiempo, defender los derechos y las libertades sociales, era un deporte de alto riesgo que solía costar la vida.

Entonces la enferma no era la sociedad, sino todas las personas homosexuales, que se veían desprovistas de derechos, y veían coartada la capacidad de amar que tanto preconizaba el clero en sus altares. Mientras El Estado, hacía lo propio, y encarcelaba con la Ley de Vagos y Maleantes a muchas personas por su condición sexual (y emocional). Esa es la foto de la España aceituna, no tan lejana de entonces, en donde el verde militar y el negro eclesiástico, marcaron una trágica tendencia en la historia de esta nación. Una tendencia en la que el pecado y el delito, negaron la felicidad de muchos compatriotas.

Hoy, gracias al esfuerzo de muchos ciudadanos, nace una nueva España más diversa y madura, abierta, y enriquecedora, en la que los hombres de hoy, cada vez presumen menos de sus atributos sexuales. Ya no es cuestión de tener un par de testículos bien puestos, sino de estar dotado de razones.

Aún queda camino por recorrer, pero aquella moral del uniforme y de las sotanas, ha dado paso a un país más colorido, en donde la tonalidad sexual de cualquier ciudadano es respetada. La heterosexualidad, ha dejado de ser la dictadura del Estado, y la persona, está por encima de cualquier condición sexual.

Hoy muchos homosexuales y muchas personas de distinta condición sexual, luchan por los derechos y las libertades de todos, incluso por aquellos que les odian. El arco iris ha pasado a ser el símbolo de un nuevo amanecer.

José Luis Meléndez. Madrid, 2 de Julio del 2017
Fuente de la imagen: Flickr.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario