Translate

23 de mayo de 2016

Los mirlitones

Queridos lectores:

Emociona sobremanera publicar una foto como esta por su inconmensurable ternura. Y si uno además ha tenido el privilegio de sacarla y de estar cerca de estos tres bebés que parecían mirarle a uno como preguntando: "¿Quién eres tú, que no eres tan guapo, ni tan cariñoso como nuestra mamá?", pues imagínense. Es más, me atrevería a decir que es la mejor foto que ha realizado La Pluma Verde, de las mil novecientas treinta y seis "disparadas" con el móvil hasta la fecha.

El otro día un vecino que estaba podando el aligustre, se encontró con esta escena. Después de intercambiar unas palabras, una vez me informó de tan maravilloso acontecimiento, le pedí amablemente permiso para sacar una foto. La imagen fue realizada el día veintiuno de mayo a las nueve y media de la mañana, en el barrio de Manoteras, en el distrito de Hortaleza, en la zona norte de Madrid.

Se trata de tres polluelos de mirlo. Los polluelos o mirlitones, enseguida sabrán por qué se llaman así, por supuesto continúan en su lugar. Los pequeñuelos, que ya dan sus primeros pasos, vuelan, se ausentan por el día, y por la noche regresan al nido. La madre, durante la media hora aproximada que duró la labor, se dedicó entretanto a sobrevolar y supervisar la zona.

En mi adolescencia, había un cantautor llamado Ismael Peña, que recogía canciones populares. Iba acompañado en sus actuaciones por una banda que curiosamente se llamaba La Banda del Mirlitón. Antes que estos pajaritos me alegren las madrugadas como ya hacen sus ancestros con sus cantos, he decidido dedicarles este nombre simpático y sonoro de mirlitones.

En esta imagen se puede apreciar el cariño con el cual los padres han construido el nido, y han traído al mundo a estas tres criaturas. Como si fuesen de antemano hijos queridos y deseados. No hay más que fijarse en lo bien alimentados que están.

-¿Piarán ya...?

-"¡¡Pchssssss!! ¡Qué pesao...!".

Agradecimientos:

La Pluma Verde, agradece públicamente a Alberto, vecino del barrio, el acceso a su domicilio, así como su autorización para realizar la fotografía que hoy podemos compartir todos los lectores de La Pluma en Ristre.

José Luis Meléndez. Madrid, 23 de mayo del 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario