Translate

31 de julio de 2015

¿Es posible la democracia en el Islam?: Puntos críticos


1.- DEMOCRACIA Y ESTADO DEMOCRÁTICO

La democracia es la doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno. Las bases del estado democrático, son la soberanía popular, la igualdad ante la ley, el constitucionalismo o Estado de derecho, y la libertad individual y colectiva como son el derecho de asociación, de expresión, reunión o prensa.

2.- ISLAM Y DEMOCRACIA

El Islam, es en la actualidad, la religión que experimenta un mayor crecimiento. Según las previsiones, de confirmarse esta tendencia alcista, el número de cristianos estimado hoy en 2,1 millones de adeptos (un 33% de la población mundial), será alcanzado en el año 2050 por el islamismo, que actualmente cuenta con 1,3 millones de seguidores (un 20,4% con respecto a los habitantes de la tierra).

Hace unos años, la prestigiosa revista The Economist, realizó un interesante estudio sobre el nivel de calidad democrática en algunos países árabes. El democracy index 2012, elaborado por dicho grupo editorial, analizó los distintos factores que permiten catalogar a un estado como democrático, y concluyó que en países como Indonesia, existía un índice de calidad superior a países como Perú, o El Salvador, Colombia o República Dominicana, e incluso superaba la de dos países europeos como Rumanía y Bulgaria. Asimismo dichos niveles situaban a Malasia, al mismo nivel que Perú o El Salvador. Las constituciones de estos dos países árabes reconocían y garantizaban la libertad religiosa.

Pero el dato más revelador de este estudió lo constituyó el hecho que la calidad democrática de Malasia e Indonesia, aumentó de forma significativa entre los años 2006 y 2012. Por el contrario, en numerosos países de la Unión Europea, la calidad democrática descendió en esos mismos años.

3.- EL FRENO DE OCCIDENTE


Aún así, Occidente continúa hoy en día mirando al mundo árabe con una cierta miopía o desenfoque desinteresado. Una mirada irracional, injusta y discriminatoria, a la que no le interesa contemplarse a sí misma, y reconocer como países suyos, han mantenido en el poder a dictadores y sátrapas, a los cuales ha utilizado para venderles armas, de una manera imprudente, e irresponsable. El resultado de esta “cómplice” contribución, ha supuesto un flaco favor de occidente, en aras del desarrollo democrático, social, económico y cultural del Islam.

4.- YIHADISMO E ISLAM

El Yihadismo es un concepto del Islam manipulado por los radicales, que procede de una interpretación casi herética de El Corán, y la Sunna, o tradición del profeta, llevada a cabo por un filósofo sirio del siglo XIII, llamado Ibn Taymiya, y recuperada cinco siglos después por Abdel Wahab, fundador de la ideología, que hoy en día sostiene Arabia Saudí.

5.- CONFERENCIA

18/06/15. 20:00h. Ateneo de Madrid. Sala Nueva Estafeta. “¿Es posible la democracia en el Islam?: Puntos críticos”. Ponente: Antonio Vecino (Abogado). Presenta: Dominica Pérez de Castro (Presidenta de la sección de Mitos, Religiones y Humanidades).

5.1.- Distintos modelos:

La evolución de los Estados modernos en Europa, se caracterizan por tres factores como son la influencia del cristianismo, del derecho romano, y de la filosofía griega. El mundo islámico actual es heterogéneo desde Senegal hasta Indonesia, y sufre un retroceso con respecto a occidente, porque no ha habido un renacimiento como existió en Europa después de la Edad Media.
Así podemos ver países en los que las mujeres se ven obligadas a cubrirse, y en otros por el contrario ocupan puestos de poder. En algunos rige el estado de derecho y en otros la teocracia.

5.2.- Estado democrático

¿Por qué han fracasado los intentos de democracia en el Islam?

Por un lado han existido estados modernos que no han estado preparados para sustentarla. La democracia ha sido injertada, pero no ha florecido.

¿Por qué el Islam no avanza, sino que retrocede?

Turquía es un país casi europeo en donde los islamistas están recuperando poder. Lo cierto es que cada vez que el mundo islámico ha optado por la democracia, han aparecido golpistas apoyados y financiados por otros estados, como es el caso de Argelia o Egipto.
De la misma forma podría cuestionarse si ha sido occidente el que ha impuesto estos modelos “democráticos”, si es el Islam el que los ha copiado, o si no es acaso el Islam, una reacción contra ese cambio.

5.3.- Primavera árabe:

Las revueltas producidas como consecuencia del descontento de los sectores minoritarios y cultos como fueron las manifestaciones de estudiantes, fracasaron en su intento por su falta de organización, al no aprovechar estos el vacío de estado, ocasión que sí aprovecharon los hermanos musulmanes como organización más preparada.

5.4 Antecedentes y precedentes

Los recientes atentados del Estado Islámico (no confundir con el Islam), conmovieron al mundo entero, de manera muy especial a Europa. Pero todas aquellas personas que en su día condenaron el atentado, no implica que estuvieran a favor de la provocación de la portada del semanario francés Charlie Hebdo. De esta actuación podría interpretarse un mensaje encriptado: “esto es un atentado. ¿Se imaginan en sus países occidentales, una serie de bombardeos continuados como los que sufren nuestras gentes?".

La libertad de expresión, es un valor característico de las sociedades avanzadas. El problema está en la utilización que se hace de la misma, y en este sentido, no puede constituir un gesto de burla hacia otras sociedades más sensibles en otros ámbitos como el espiritual.

¿Tiene el Estado Islámico un origen occidental o islámico?

En el año 2003, las presuntas armas de destrucción masiva existentes en Irak, propiciaron los bombardeos de EE.UU, por medio de George Bush. La adhesión incondicional a tal causa de los entonces presidentes Tony Blair, y José María Aznar, a dicha “operación”, supuso un auténtico fracaso. No solo no aparecieron las supuestas armas de destrucción masiva, sino que se produjo un agravamiento, y una desestabilización de la zona, que aún perdura en nuestros días.
La invasión llevada a cabo por algunos países occidentales, provocó el enfrentamiento entre los distintos grupos asentados en Irak como los sunitas y los chiitas, en lugar de favorecer un gobierno de integración nacional que incluyera a kurdos y a cristianos. El movimiento de Estado Islámico, acababa de nacer como consecuencia de dicha invasión.

¿Sería posible una nueva convivencia similar a la que en su día existió entre distintas confesiones en Al Andalus?

Hemos de quitarnos de la cabeza esa imagen idílica, afirma Vecino. Los cristianos eran discriminados, y tenían que pagar impuestos para la obtención de derechos, y vivían con los judíos en barrios aislados. No es hasta el reinado de Alfonso X, cuando se da esa coexistencia.

Hoy en día, si hubiera que responder a la pregunta que da título a esta conferencia, la respuesta sería que la democracia sería aplicable en unos estados, y no tanto en otros. Pero para ello, es necesario acercarse al Islam, con un nuevo espíritu más conciliador y respetuoso. Algo así como en su día hizo Laurente de Arabia.

6.- SALIDAS Y SOLUCIONES AL CONFLICTO

6.1 Alianza de Civilizaciones

La Alianza de Civilizaciones nace como una iniciativa de Naciones Unidas, copatrocinada por España y Turquía, cuyo objetivo es fomentar el diálogo y la cooperación entre diferentes comunidades, culturas y civilizaciones, a través de acciones destinadas a la prevención de conflictos, y a la construcción de la paz.

El proyecto fue presentado por el entonces presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ante la Asamblea de la ONU, el 21 de septiembre de 2004. De forma posterior, Miguel Ángel Moratinos, Ministro de Asuntos Exteriores, presentó en Egipto la propuesta ante la Liga Árabe, y se acordó la creación de un grupo de trabajo. El lanzamiento formal de la Alianza, tuvo lugar el 14 de julio de 2005, a cargo del Secretario General de Naciones Unidas (SGNU).

6.2 Educación y democracia


Javier Martín, periodista, arabista y delegado de la Agencia Efe, en el norte de áfrica, lleva más de diecisiete años viviendo y trabajando en Oriente Medio, en países como Egipto, Siria, Irak, Líbano, Irán, Palestina, Israel, Libia, y ahora Argelia y Túnez. Recientemente ha publicado el libro: “Estado Islámico. Geopolítica del caos”.

Entrevistado por el semanario El Siglo (22-28 de Junio de 2015. Nº 1115), Martín señala lo siguiente: “El mayor rival al que se enfrenta Occidente, en Oriente Medio, son sus propias políticas. Su mayor desafío es ayudar a las sociedades de la región, a conseguir las herramientas democráticas necesarias para que sean ellos mismos los que derroten a los radicales”.

Reconoce que sin la ilegal y errónea invasión de Irak por parte de occidente en 2003, el Estado Islámico, hoy no existiría. Insistir solo en la parte militar, añade, es enquistar el conflicto. Algo que solo beneficia a las grandes compañías de compra y venta de armas. Bombardear es cargar de razones al Estado Islámico: “No os quieren. Están en contra de Alá, por eso nos atacan. Nosotros somos los que os podemos proteger”.

Las experiencias pasadas han demostrado que votar no es sinónimo de democracia. Según el periodista, las urnas por sí solas sino van acompañadas de derechos y libertades, son incapaces de crear sociedades democráticas.

7.- CONCLUSIONES

La cuestión de la democracia en el Islam, no es un caso aislado. La pugna actual entre democracias occidentales y democracias populares, en aras de una democracia real y moderna, viene arrastrándose desde los inicios del S.XIX, y solo ha sido capaz de evolucionar hace apenas medio siglo.
La solución pasa por transformar el régimen económico, de forma que desaparezcan las grandes desigualdades económicas, y establecer una democracia social que de fuerza, contenido y estabilidad a la democracia política.

No es el Islam, sino la hipocresía, y los intereses económicos de occidente, los que han impedido el tránsito de estas naciones hacia la democracia. Casos como los de Indonesia o Malasia, atestiguan que el Islam es compatible con la democracia, como lo es con el cristianismo. Pero para ello es imprescindible que ambas sociedades evolucionen hacia una separación entre el poder político y el religioso. El radicalismo como dice Javier Martín, solo se puede combatir desde la más tierna edad.

José Luis Meléndez. Madrid, 30 de Julio del 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario