Translate

22 de agosto de 2014

Mercadotecnia

La demora excesiva, que sufren los clientes en las colas, bien se merecería un descuento proporcional a las mismas

Cuando los problemas acucian la mente, la lista de la compra, suele ser la terapia y la excusa perfecta, para desconectar y cambiar nuestra actividad. El resultado final, puede variar en función de la compañía elegida. No es lo mismo hacer la lista de la compra, que ir a comprar un vestido, o un regalo de cumpleaños. El efecto de inducción, a la hora de preguntar a nuestro acompañante, sobre determinado producto, puede pasarnos la factura económica y personal de la enemistad.

Una vez dentro del establecimiento, las primeras sensaciones empiezan a surtir efecto, al desembotarse los sentidos. La persona que llevamos dentro, empieza a transformarse en cliente. El centro comercial de atracciones emocionales, abre cada día su circuito, con la intención de que los clientes conduzcamos nuestras cestas, por la mayor parte de los recovecos de las secciones existentes, con el fin de provocar en el consumidor que llevamos dentro, el tan deseado impacto visual.

La Mercadotecnia, es el conjunto de principios y prácticas, que buscan el aumento del comercio, especialmente de la demanda. Primero se exponen los productos con mayor valor adquisitivo, como los electrodomésticos, el hogar, la ropa, los libros, los accesorios, la ferretería, la papelería, la librería, y la música, entre otros, para terminar en la sección de los productos de verdadera necesidad, es decir en la de los perecederos.

Una de las carencias de esta ciencia, y que más de una vez padecemos, es la del temido momento a la hora de pagar nuestra compra. El pago personalizado, en la sección de cajas, en la cual podemos encontrarnos situaciones tan paradójicas como: que la caja sea rápida, la cajera sea lenta, y el cliente también sea lento. O que la caja sea normal, la cajera sea rápida, pero el cliente sea lento.

La solución a estas incidencias, van adaptándose a los nuevos tiempos, pero convendría que las grandes superficies “culturizasen” a los diversos perfiles de clientes, por medio de avisos y balizajes informativos, a la hora de efectuar su pago. De manera muy especial los fines de semana, vuelta al colegio, fechas navideñas, puentes festivos, y horas punta.

La demora excesiva, que por motivos organizativos y ajenos, sufrimos los clientes en las colas, perjudicando nuestra salud y produciéndonos el consiguiente estrés, bien se merece un descuento proporcional a las mismas.

José Luis Meléndez. Madrid, 22 de Agosto del 2014.
Fuente de la imagen: Flickr.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario