Translate

7 de marzo de 2014

Millonaria en valores

A Rosalía Mera

Resulta cuanto menos curioso observar como en pleno siglo XXI, aún existen confesiones que visten más santas y vírgenes que sacerdotisas. Rosalía era (aún es), algo más. Cuando veo su foto todavía "me mira y me habla". Una mujer de su tiempo, que se hizo a sí misma. Madre, que en nombre de nadie, ni siquiera en el suyo propio, se comprometió no sólo con su familia , sino con su sociedad, teniendo recursos como tenía, para prescindir de algunos servicios, y que sin de alardear de sus obras, hizo de la discreción uno de sus mayores virtudes.

La sociedad civil también tiene sus personas ejemplares, que a lo largo de la Historia han contribuido sobremanera al desarrollo de la sociedad, y un ejemplo reciente es el de Rosalía, que de forma casi anónima, hizo de su proyecto de vida un bien común, sin necesitar campañas de marketing póstumas para llenar los altares de la moral. Así que hoy la lección bien la podrían escuchar, recibir y aplicársela con igual ejemplaridad, las túnicas de esos púlpitos.

La prensa rosa y salmón, nos la presentó como siempre, con sus adjetivos numéricos: una gran fortuna, la ex de, y punto y final. Los españoles necesitábamos un ejemplo como el suyo, una ciudadana que ha contribuido con su esfuerzo a la creación de puestos de trabajo en su país. Esperaremos sentados a escuchar las declaraciones de la patronal CEOE, para saber que piensan de tu modelo de empresaria social, y que en épocas de recortes dediquen un tanto por ciento de sus beneficios a obra social que tanto necesita este país, como tú lo hiciste, sin que nadie te lo pidiera.

Rosalía criticó los recortes en sanidad y educación, padeció como persona la desolación de tu separación y la minusvalía de tu hijo, pero lejos de hundirse, supo dejar de ser la mujer de...y creaste un proyecto social de ayuda a personas deficientes llamado "Paideia". Días después de su partida, pude leer titulares que desembocaron en un terremoto emocional, que con epicentro en el corazón, como un sismógrafo en forma de pluma, reproduje bajo las órdenes de un dictado interior en un folio. Luego vinieron las réplicas en forma de correcciones y retoques.

Después de leer estos artículos, estuve buscando en Google fotos de ella. Necesitaba ver el rostro de esta mujer que me había llamado tanto la atención, y tocado el corazón. En todas las fotos que vi, que no eran pocas, pude constatar por su peinado original, que era una mujer con personalidad propia, por sus gafas de pasta dura, creativa, por su rostro una persona auténtica, que se presentaba tal cual, pero sin duda lo que más me atrajo, fue su mirada tranquila, madura, segura, y sincera a la vez que directa.

Se ha ido de puntillas, sin excesos. Vestía indumentaria más sencilla de la que fabricaba y vendía. Ritual sencillo, con canción emotiva de Luz Casal "Piensa en mí". Difícil se hace pensar en una Mujer en mayúsculas como era y es ella. Acto discreto, sin oficio religioso, no le hacía falta. Le sobraba todo, porque era "Millonaria en Valores".

José Luis Meléndez. Madrid, 22 de febrero del 2017.

PD: Se trata de la reunificación de dos textos publicados en el blog, el 7/3/14 (“A Rosalía”, y “Millonaria en Valores”). Esta carta fue remitida a la Familia Ortega de Mera, a través de la Fundación PAIDEA. Agradecieron por escrito las condolencias.

José Luis Meléndez. Madrid, 7 de Marzo del 2014
Fuente de la imagen: maricospatiale.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario